BARCO A LA DERIVA

hospital la maria005

Desde la salida de William Marulanda Tobón de la gerencia del Hospital Departamental La María, empezaron a conocerse los problemas administrativos y financieros revelados en los Informes de Revisoría Fiscal correspondientes a los meses de diciembre de 2015, junio, julio, agosto y septiembre de 2016.

Analizados los informes que, obviamente se encuentran en nuestro poder, puede confirmarse que el Hospital se apropió de manera irregular de dineros destinados para el pago de estampillas por valor de $1.600’000.000 (mil seiscientos millones de pesos), recursos que fueron a parar a gastos de funcionamiento.

Frente a ésta y otras irregularidades genera sospecha el silencio de los integrantes de la Junta Directiva presidida por el secretario Seccional de Salud, Héctor Jaime Garro quien recomendó al mandatario seccional sostener a Marulanda en el cargo. Lo mismo podría pensarse sobre la presunta omisión del Contralor de Antioquia, Sergio Zuluaga, encargado de auditar la entidad de salud. Qué pasó que dejaron pasar por el frente un presunto peculado por apropiación, delito contemplado en el código penal.

william marulanda - la mariaEl informe de Revisoría Fiscal admite que los dineros de las retenciones que se practican por concepto de estampillas Prohospital no se cancelan y son destinados para cubrir cuentas por pagar a terceros, lo que significa que por falta de liquidez, estos recursos son destinados a cubrir otras obligaciones, incumpliendo lo que establece la Ley 599 de 2000.

La María, dice el informe, debe ponerse al día con los pagos de las estampillas Prodesarrollo, Probienestar del Anciano, Politécnico Jaime Isaza, además del Impuesto de Industria y Comercio.

Los informes de Revisoría Fiscal revelados por algunos empleados cansados de la desadministración del Hospital, demuestran las actividades dudosas de la anterior gerencia.

Con respecto a la actividad contable y financiera podría resumirse que el Hospital Departamental La María: “no ha realizado el diseño y levantamiento de las políticas contables, lo cual no garantiza que los estados financieros sean razonables en cada periodo”.

Además, reporta el documento, que en la cuenta de “efectivo” los saldos no son razonables. Según las conciliaciones bancarias existen depósitos de dinero que no reportan movimiento y no se observan acciones administrativas con el fin de disponer de esos recursos. Así mismo, otras cuentas se encuentran en cero y tampoco se han tomado determinaciones para la respectiva cancelación. Igualmente existen notas crédito y débito sin legalizar y cheques pendientes de cobro, sin contar que La María, debe implementar una política de recuperación de cartera.

Se evidenció también, que la entidad de salud carece de una estructura de costos y acumula todos los valores en un sólo centro de costo llamado “Hospitalización en General”, aspecto que impide visualizar si los servicios que se prestan son o no rentables.

Los informes demuestran que el Hospital La María era un barco a la deriva en alta mar. Como si fuera poco la Revisoría Fiscal evidenció la inexistencia de cumplimientos de requisitos mínimos legales para la contratación de servicios y personal.

Los procesos de contratación carecen de actas de inicio, RUT y cédulas de ciudadanía de contratistas o representantes legales, pago de seguridad social mensual, certificados de antecedentes fiscales y disciplinarios exigidos por las leyes 190 del 95 y 610 del 2000. Sigue…

ALCALDIA CON VOS 300X250

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.