“BASTANTE FAMILIAR”

william marulanda - la mariaLa Procuraduría General de la Nación empezó a respirarle en la nuca al renombrado gerente de la Empresa Social del Estado, Hospital La María, William Marulanda Tobón.

El Ministerio Público ordenó hacer llegar, de carácter urgente, los documentos referentes a la vinculación laboral de la Jefa de Personal, Jhoana Bedoya Tobón; de la Jefa de Archivo, Liliana Tobón y el Subgerente, Diego Ceballos Meza.

En una carta con fecha del miércoles 5 de octubre se solicita la copia de los decretos de nombramiento y actas de posesión de dicho personal, así como los certificados de salarios devengados durante esta vigencia, los teléfonos registrados en hojas de vida, antecedentes disciplinarios, manual de funciones y registro civil de nacimiento, entre otros documentos.

La solicitud por parte de la Procuraduría General de la Nación tiene que ver con la investigación disciplinaria que inició de acuerdo con el Expediente IUS 2016-225186, proceso en el que se analiza la presunta vinculación laboral de familiares del gerente Marulanda Tobón al Hospital. Carta Procuraduría

El médico general y especialista en gestión pública y gerencia de la calidad, William Marulanda Tobón, otra mala herencia del gobierno de Fajardo, fue ratificado en el cargo por el actual gobierno a partir del mes de abril de este año hasta el 29 de marzo de 2020. Ver documento

Para el Hospital La María, entidad de alta complejidad, ubicada en el barrio Francisco Antonio Zea, noroccidente de Medellín se designó inicialmente a William Marulanda Tobón desde de julio del 2012 hasta el 31 de marzo de este año a través de concurso de méritos adelantado por la Universidad de Medellín, cuestionada en los últimos meses por la manera en la que adelanta dichos procesos de selección.

ALCALDIA CON VOS 300X250Con base en las exigencias de la Secretaría de Gestión Humana y de Desarrollo Organizacional de la Gobernación de Antioquia entre las inhabilidades para servidores públicos en general se encuentra: 5. Parentesco Familiar: Los servidores públicos no podrán nombrar como empleados a personas con las cuales tengan parentesco hasta el cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad, primero civil o con quien estén ligados por matrimonio o unión permanente. Tampoco podrán designar a personas vinculadas por los mismos lazos con servidores públicos competentes para intervenir su designación”.

GRADOS DE CONSANGUINIDAD Y AFINIDAD CON EL TITULAR

PRIMER GRADO: padres e hijos. Suegros, Yerno y nuera.
SEGUNDO GRADO: Abuelos, nietos y hermanos. Cuñados.
TERCER GRADO: bisabuelos, tíos, sobrinos y bisnietos.
CUARTO GRADO: primos.

Ver documento

Lo que pretende esclarecer la Procuraduría General de la Nación es qué clase de parentesco tiene el gerente William Marulanda Tobón con Liliana Tobón García y Jhoana Bedoya Tobón entre quienes se presume existe una relación en cuarto grado de consanguinidad. Igualmente el Ministerio investiga al Subgerente del Hospital, Diego Ceballos Meza, esposo de una de las posibles primas de Marulanda Tobón. Actas de posesión

Por su parte, otras de las actuaciones del gerente del Hospital La María, William Marulanda Tobón también serán evaluadas por parte de los organismos de control del Estado. Existe información de que Marulanda Tobón permitió adelantar varias cirugías estéticas en el Hospital a servidores públicos de alto y medio turmequé, además de algunos de sus familiares.

El asunto que se revelará en pocos días tiene que ver con qué empleados del gobierno departamental se hicieron procedimientos quirúrgicos estéticos aduciendo en sus historias clínicas intervenciones de alta complejidad para que sus correspondientes EPS asumieran el costo de las cirugías, cuando en realidad lo que se pretendía era evitar pagar los costos de intervenciones que hacen culto a la vanidad y el cuerpo. Cada quien verá que se “retoca” pero lo cierto es que cada “operadito” debía pagar las intervenciones de su propio bolsillo…

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.