DOS MIL PARA REDES

Las redes sociales, especialmente Facebook, Twitter e Instagram se convirtieron en una herramienta básica para promover y difundir contenidos, y son claves, particularmente para campaña electoral.

Aunque no se puede creer todo al pie de la letra, las redes sociales, “bien utilizadas” ayudan a generar percepciones, buenas o malas, en una campaña electoral como la que está por terminar el próximo domingo 17 de junio a las 4:00 de la tarde.

De acuerdo con el Consejo Nacional Electoral, CNE, el que más invirtió en redes sociales fue Gustavo Petro quien gastó casi $2.000’000.000 (dos mil millones de pesos) a través de una agencia llamada UNIVERSAL GROUP.

Iván Duque invirtió unos $500’000.000 (quinientos millones de pesos) que fueron pagados de manera directa en Facebook, Google Adsense, Twitter y LinkedIn.

La estrategia de Petro, de copiar para las elecciones territoriales que se avecinan, consistió en no pagar pauta, sino en contratar a cerca de 500 influenciadores para que amplificaran su mensaje. Cada influenciador se habría metido al bolsillo alrededor de $5’000.000 (cinco millones de pesos).

Sin embargo, el trabajo en redes sociales de Petro también tuvo sus bemoles. Varios integrantes de la farándula criolla andan emputecidos porque “alguien” cogió algunos videos de dichos actores hablando de paz realizados en el 2014 y les montaron la propaganda: “Me llamo Gustavo Petro y quiero ser su presidente”.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.