SIN PLATA EN CAJA

El Alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez y el Gerente de EPM, Jorge Londoño De La Cuesta están pensando en tomar importantes decisiones para remediar el “apuro económico” que dejó la emergencia que se presentó en Hidroituango a mediados del primer semestre del año que afectó no solamente la reputación, sino también el flujo de caja de Empresas Públicas de Medellín, EPM, socia del proyecto.

El “apuro económico” por el que atraviesa EPM es para preocuparse. Según la misma entidad son $3.3 billones de pesos los necesarios para solucionar los problemas para que Hidroituango empiece a generar energía en unos tres años aproximadamente.

Además, existe un documento privado que fue analizado en Junta Directiva en el que se revela un impacto financiero en el flujo de caja de EPM cercano a los $10 billones de pesos para los próximos tres años:

“Los impactos estimados en la caja de EPM son $9.6 billones de pesos entre el 2018 y el 2021, realidad financiera que hace necesario buscar soluciones pragmáticas, oportunas y robustas con el fin de conseguir los recursos que EPM requiere para: mantener la continuidad de la operación de los negocios, cubrir las necesidades generadas por la contingencia, asegurar las transferencias al municipio de Medellín, cumplir con las obligaciones de la compañía y asegurar los desembolsos de créditos que se encuentran pendientes, así como los nuevos requeridos por la contingencia, teniendo en cuenta que ya no estará la fuente de ingresos de Ituango por 3 años, pero si sus obligaciones”.

Lo cierto es que si el Gobierno Local, la Gerencia y Junta Directiva, además del Concejo de Medellín, no toman decisiones prontas, EPM podría tener problemas en el flujo de caja para cumplir sus obligaciones financieras en las que se encuentran las transferencias para el Municipio que este 2018 alcanzan los $1.2 billones de pesos, pero que a futuro, podrían verse afectadas, aspecto que impactaría los programas y proyectos sociales, no solamente de éste, sino también del próximo gobierno.

Ahora bien, en el mismo documento de carácter confidencial, los técnicos de EPM realizan un compendio de los activos que se deben “desinvertir” o en palabras sencillas vender o enajenar para superar la crisis financiera.

Esa misión deberá ser autorizada por la Junta Directiva de EPM, que preside el Alcalde, para que, posteriormente, se debata a través de Proyecto de Acuerdo en el Concejo de Medellín en las sesiones extraordinarias que deberán ser convocadas por el mandatario a finales de este año.

Entre las empresas o filiales en las que EPM posee participación accionaria en estudio para ser vendidas se encuentran:  ISA con la que se recaudaría $1.3 billones aproximadamente, la empresa de aguas Malambo, Gasoriente, Promioriente, Aures, entre otras participaciones minoritarias. En el extranjero se encuentran las inversiones hechas en Chile donde sobresalen Aguas de Antofagasta, ADASA, Cururus y Delsur.

Sigue…

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.