“PASTORCITO MENTIROSO”

Mediante carta dirigida al Presidente de Carrasquilla, los integrantes de Centro Democrático que apoyaron a Duque en campaña, anunciaron que no van con la Ley de Financiamiento debido a que no comparten gravar con el IVA los productos de la canasta familiar ni incrementar el impuesto de renta en detrimento del bolsillo de la clase media colombiana.

Los partidos de oposición a Duque, además de los oficialistas integrantes del Partido Conservador y La U, e independientes como Cambio Radical y Liberal, explicaron que tampoco votarán la iniciativa del Ministro Carrasquilla.

La incoherencia del Presidente Duque, quien cambio de actitud después de ser elegido, puso en aprietos a los futuros aspirantes a concejos, asambleas, alcaldías y gobernaciones que participarán en las elecciones territoriales de año entrante.

La fama de “pastorcito mentiroso” del Presiente Duque tiene pensando y bastante arrepentidos a quienes lo apoyaron en la segunda vuelta presidencial en el mes de junio de este año.

Duque, “el hombre de la economía naranja” les castró el discurso a los candidatos de Centro Democrático porque quedó comprobado que una cosa dicen en campaña y otra muy distinta lo que hacen en el gobierno.

Políticamente hablando, puso a los candidatos de CD a explicar las incoherencias de su Presidente lo que les quitará tiempo para recuperar la confianza perdida, asunto que aprovecharán los candidatos de otros partidos.

El concejal por el uribismo, Jaime Mejía, por ejemplo, se puso hasta pálido cuando le preguntamos con qué discurso hará campaña a la Alcaldía de Medellín después de revelarse las verdaderas intenciones el gobierno nacional.

Aceptando la rasquiña que generó Carrasquilla, Mejía Alvarán explicó que por ningún motivo apoyará esa iniciativa y que en reunión con el jefe de jefes analizará la inconveniencia de la reforma tributaria que afecta de manera directa a la clase media del país.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.