“CASO DE ÉXITO”

En Medellín, podría asegurar, un alto porcentaje de sus habitantes ha visitado el ÉXITO.

A principio de los 80, en la primera visita que recuerdo hiciera a Medellín, me trajeron, después de recorrer en “línea” o bus escalera 10 largas horas desde mi tierrita para empotrarme las primeras gafas “culobotella” en la Óptica Caracas que tenían el firme propósito de contrarrestar la hipermetropía y el astigmatismo. Mejor dicho, para poder ver alguna cosita…

Con la pupila dilatada y unas gafas con lentes de vidrio que por su peso se desplazaban hacia la punta de la nariz, me llevaron a conocer el Éxito de Colombia.

Que sensación tan bacana montarme desde el centro en un taxi negro con rayitas amarillas a 60 kilómetros por hora que cobró menos de 200 pesos por una vía totalmente planita que hacía que el viento pegara con fuerza en el rostro. Pero la dicha no dura: ¡No saque la cabeza, que se le caen las gafas y eso valió plata!, dijo mi madre…

Una tía, una prima, mi mamá y yo llegamos al Almacén. Increíble para mí, un culicagado criado entre potreros, terneros, vacas y caballos ver tanta cosa en un mismo lugar.

La sección de juguetes eran al por mayor y al detal, de todo había, pero la mirada tenía que ser discreta y a distancia porque en esa época sólo había para jugar la Vuelta a Colombia con tapitas de gaseosa en el piso o policías y ladrones con pistolitas de madera que las hacía con recortes de madera que sobraban de la ebanistería de los Gallego.

Del Éxito, surtido con mercancía nacional con productores paisas hoy queda poco, y no me refiero con nostalgia, pegándome de la vetusta frase que “todo tiempo pasado fue mejor” porque lo cierto es que en el modelo económico neoliberal que tenemos hay que ser competitivo y estar a la vanguardia, empresarial, financiera y tecnológica.

El “éxito” del Éxito se debe a prácticas desleales. Ese es el pecado por el que los acusan y específicamente brincando candeladas por la denuncia que realizó el senador liberal Juan Fernando Velazco.

El congresista acusó al Grupo Éxito de contrabando técnico al poner a prendas importadas de China marquillas de la marca nacional LOVE CULTURE.

El senador dijo que esta actuación acababa con la industria nacional que durante años ha construido marcas a pulso.

A las críticas de Velazco se sumó el empresario Santiago Montes, propietario de la marca LOVE CULTURE y quien argumentó que Almacenes Éxito destruyó su marca al venderla a mitad de precio sin alguna autorización.

En un simple comunicado el Éxito como era de esperarse escurrió el bulto, aduciendo que es completamente falso lo denunciado por el senador liberal puesto que en sus tiendas no venden contrabando.

Como el asunto se puso “color de hormiga” el presidente del Grupo Éxito, Carlos Mario Giraldo, dijo que todo el asunto con la marca LOVE CULTURE fue un “error de buena fe”.

Sostuvo que se están haciendo las investigaciones del caso para saber qué fue lo que pasó, además, que fue enfático en el hecho de que se encuentran en conciliación con el propietario de la marca.

El Éxito está proponiendo una indemnización de $100’000.000 (cien millones de pesos) y garantiza que casos como éste no se volverán a presentar.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.