“GOBIERNO CON MÚSICA”

A cuatro meses de gobierno del Presidente de la República Iván Duque la preocupación de los integrantes del partido político que ayudó a elegirlo continúa en aumento.

Tanta es la inconformidad no solamente de algunos integrantes de gobierno, sino también de la bancada parlamentaria que a la Directora de Centro Democrático Nubia Stella Martínez le tocó salir a explicar las diferencias entre Duque y los congresistas.

“Si bien hay diferencias con el Gobierno, estas no son insoslayables ni irreconciliables” dijo, y aseguró, que la colectividad ayudará al presidente Iván Duque hasta el último día de su gobierno.

La señora Martínez tuvo que salir a explicar a la opinión pública ante los desacuerdos y diferencias entre el gobierno y la bancada parlamentaria evidenciadas en las afirmaciones del Senador José Obdulio Gaviria, quien solicitó a grito herido la necesidad de realizar ajustes en el gabinete ministerial.

Las diferencias, sostiene José Obdulio, con el gabinete de Duque tienen que ver con el resultado de la agenda legislativa del Gobierno en el Congreso de la República. Los resultados fueron más que penosos si se tiene en cuenta que los principales proyectos que no lograron pasar fueron los que propuso el Presidente desde la campaña.

“Los ministros deben autoevaluarse. Hay que hacer ajustes para corregir el rumbo, hay que dar un timonazo. Creo que la política pasa necesariamente también por la agenda legislativa y tuvimos un fracaso, esa es la palabra”, sostuvo José Obdulio Gaviria.

Los cuestionamientos del Senador Gaviria, entre otros senadores, hicieron que el Presidente soltara la guitarra. Duque le respondió a los uribistas que han sugerido relevos en el gabinete dejando entrever que no habrá cambios.

“El único que decide sobre el nombramiento de los ministros es el presidente de la república, y eso es algo que tienen que entender los que quieren empezar a cocinar cambios”, dijo Duque.

El presidente dejó claro que es el único que está haciendo la evaluación de todo su equipo de gobierno. “Tenemos un gabinete honorable, dedicado y que está dando lo mejor por el país”, añadió.

El gobierno de Duque afronta sus equivocaciones de las que dos sobresalen, una en el Congreso y otra ante la opinión pública. Haber pretendido que el Senado y la Cámara le iban a aprobar a pupitrazo limpio todas sus iniciativas sin repartir la anhelada “nutella” fue un acto de total ingenuidad.

Ahora, con respecto a la Ley de Financiamiento que le desguazaron al Ministro de Hacienda en el Congreso, por ejemplo, dicha iniciativa hizo quedar al Presidente como mentiroso, asunto que le restó confianza ante la opinión pública. En campaña “no más impuestos”, en el gobierno todo lo contrario.

Los que votaron por Duque hoy se sienten traicionados. El escritor antioqueño y sensei Fernando Vallejo que regresó a Medellín hace unos meses después que su compañero sentimental falleciera en Ciudad de Méxicola describió la realidad política del país a su amenera.

En un periódico de circulación nacional le preguntaron a Vallejo sobre lo que lo inspira aquí para escribir:

“(…) Aquí tengo la rabia cotidiana de todo lo que me cuentan. Es indignante todo lo que oigo todos los días por todas partes. Primero que todo el miserable Estado, sea cual sea el gobierno que lo esté ocupando, de cualquiera de los partiduchos despreciables que están detrás del botín del poder.

Es indignante que este don nadie que tenemos de presidente, que no ha hecho más en la vida que mamar de la teta pública, que no tiene cultura para ver y presidir el destino de 48 millones de personas, llegue con su asqueroso ministro de Hacienda a querer subir los impuestos, para cargarles todo a los que los pagan y al resto de la pobrería asquerosa que no se quiere superar, sino vivir de fiesta en fiesta con la ley Emiliani, sentados en sus culos viendo fútbol.

¿No es indignante la DIAN atracando a todo el mundo? ¿Todo tipo de atracos vía internet? ¿Los atracos a los carros con las multas de tránsito en Medellín? Cada vez que salgo y oigo a la gente hablar es una indignación continua con un Estado que no interviene cuando hay que proteger a los ciudadanos para imponer el orden.

Fíjese qué hay en el fondo de un colombiano, nada más fíjese cómo maneja un carro; usted está pasando como peatón y en vez de bajar la velocidad aceleran, sea de clase alta, media, baja, la que sea. Ahí está retratada una raza atropelladora, una raza de atropelladores. Por eso les vuelvo a decir que estoy aquí por joder a esos hijueputas (…)”. Ver entrevista completa

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.