MELGUIZO EN COMFAMA

Como una de las “flechas” más idóneas y preparadas para manejar todos los programas y líneas de trabajo en educación y cultura de la Caja de Compensación Familiar de Antioquia, COMFAMA, fue calificado el exsecretario y fajardista, Jorge Alberto Melguizo Posada por parte de la Dirección General de la entidad.

“Conocí a Jorge en mi paso por el sector público donde fui testigo de su magnífico desempeño como secretario de cultura ciudadana de Medellín y evidencié su calidad humana y profesional, muy afines con nuestra querida Comfama. Para mí es un orgullo contar con él en este equipo porque sé que nos aportará muchísimas ideas y perspectivas nuevas desde su amplia experiencia, lo reconozco como un enamorado de la cultura y sé que es un convencido del papel crucial que juega la educación en el desarrollo humano, familiar y social”, sostuvo David Escobar Arango.

De todo se ha dicho sobre la posible participación de COMFAMA en las elecciones territoriales de octubre debido a la cercanía que varios de sus integrantes tienen con el excandidato presidencial Sergio Fajardo.

Por un lado dicen que la distancia entre el Director David Escobar con su anterior jefe es cada día más larga, y que contrario a lo que se pensaba, prohibieron cualquier clase de participación en política al interior de la entidad, al punto que le dijeron a Melguizo que tenía rotundamente prohibido echarse discursos ventejulieros en reuniones públicas y privadas, asunto que a él le encanta…

Por el otro lado, y creo más en esta versión, argumentan algunos de sus empleados que varios de los integrantes de la Caja de Compensación allegados al exalcalde y exgobernador como Mauro Mosquera, Sergio Restrepo, Claudia Restrepo, Juan Diego Mejía y ahora Melguizo, entre otros, se encuentran en acuartelamiento permanente listos para apoyar el candidato al que Fajardo le eche la bendición.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.