ASI ES LA COSA

En época electoral, cualquier cosa se puede esperar de los partidos políticos, sobre todo si se trata de Centro Democrático que ha hecho hasta lo impensado para mantenerse en el poder: inventar las mentiras más absurdas, sembrar el terror más hollywoodense y hasta hackear a sus contradictores.

En la actual contienda electoral, que ha empezado a calentar motores, no se puede esperar otra cosa de los competidores por los puestos de elección popular territoriales, y los artificios que usen serán fundamentales para alcanzar sus propósitos.

Centro Democrático se ha caracterizado por recurrir a la creación de monstruos de mil cabezas derrotables únicamente por la espada salvadora de su mesías, o la de uno de sus ungidos. Así nos creó el demonio de las FARC, hoy del ELN, y en las más recientes elecciones, con el que montó a la presidencia al neófito Duque, la fantasiosa realidad del Castrochavismo, con la que aún hoy ha logrado ratificar absurdamente la imagen de su representante.

En esa búsqueda incansable de enemigos, esta vez Centro Democrático ha envestido, como lo hacen los toros en las faenas patrocinadas por ellos, contra la Federación de Trabajadores de la Educación, FECODE, acusándola de hacer un trabajo de adoctrinamiento político desde las aulas de clase por medio de los maestros que conforman la Federación.

Dice la animadora que presenta el video, después de hacer una invitación “fraternal”, para que tú, tú, tú y tú como reza la canción que lo ameniza y el perro y el loro también, soliciten el aval del Partido para ser candidatos a alguno de los puestos que están en sorteo, que hay que tener cuidado con los maestros, esos viejitos que se aprovechan del pensamiento incólume e inmaculado de los estudiantes, para adoctrinarlos con ideas de izquierda y vende patrias.

Se despista la señorita que ameniza el video al acusar al gremio docente de adoctrinamiento político, pues de ser así hace mucho Uribe habría desaparecido de la escena política, ya que a lo largo de su carrera han sido millones los estudiantes que han pasado por las aulas de las Instituciones públicas y que pese a ello son votantes de Centro Democrático.

Olvida Centro Democrático que, por desgracia para el país, muchos docentes hacen parte de las huestes del partido, que muchos docentes han creído en el cabecilla, perdón, en el “Fefe de Fefes” de ese movimiento, a tal punto que han sido protagonistas de las diferentes elecciones que ha obtenido.

Olvida la voz de ese video, que muchos docentes, gracias al estatuto 1278 firmado por el mejor amiguis de Uribe, hizo una escisión profunda del gremio, al convertir a los docentes del sector privado en obreros de la educación y que ellos, sin ironía, se lo agradecen a los dos con votos, y no pocos.

La verdad es que el dueño de Centro Democrático ha intentado infructuosamente acabar con FECODE desde sus presidencias y no solo con la Federación de maestros, sino también con el movimiento sindical en general, recurriendo absolutamente a todas las estrategias, desde hacer sindicatos con inclinaciones derechistas y entreguistas, recurriendo a Angelino Garzón por ejemplo, hasta otras de las que lo han acusado y de las que ha salido sospechosamente limpio.

FECODE ha sido un hueso duro de roer para la implementación en el país de las políticas mundiales que han acabado con la educación pública. Ya la misión de una de las tantas organizaciones multilaterales que financian proyectos, había exigido la desmantelación de la Federación como condición para apoyar al gobierno colombiano.

Al momento de publicar esta columna el video fue descolgado de YouTube, la presión de los maestros logró que la página lo declarara como un video “con contenido abusivo o que incita al odio”, pero lejos está Centro Democrático de limpiar su imagen revelada con el absurdo publicado, pues la estrategia del uribismo ha continuado, ya el Representante de ese sanedrín Edward Rodríguez, ha radicado una iniciativa para sancionar a los docentes que utilicen sus clases para promover ideas políticas o realice proselitismo ideológico. Como nota al margen, ya ese tipo de actividades están prohibidas en el código disciplinario.

Adolfo Ospina

Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.