GRANDES LIGAS HELADERAS

Siempre se ha tenido el mito de que el origen del helado se haya en el imperio romano, pero no es cierto, el nacimiento del helado se remonta a China varios siglos antes de Cristo incluso. Fueron ellos quienes empezaron a mezclar la nieve de sus glaciares con frutas y miel y si hay alguien a quien debemos llamar el primer gourmand de la historia es a Marco Polo que lo introdujo en Europa así como a los fideos y como a tantos otros ingredientes que se dan por sentado que son del viejo continente pero resulta que pertenecen a tierras más exóticas.

Es a los italianos a quienes les debemos su popularización. En 1660 un hombre Siciliano llamado Procopio abrió en Paris la primera heladería donde también se tomaba café. Posteriormente los italianos comenzaron a ser los dueños por toda Europa de puestos ambulantes de helados y en 1700 cruzan el océano para ser popularizados en Estados Unidos.

Hace 2 semanas conocí a Alberto, llegó a Medellín hace un par de años con la harina impregnada en su ropa pues creció circundando el negocio de su padre pastelero y panadero en Venecia. Dicen que de allí son los mejores mercaderes, además, lo sabemos por Shakespeare.

Alberto y su tradición empezaron a hacer helado en el cuarto útil de un apartamento en Medellín y pidiendo prestadas hasta las grameras. Haciendo honor a su raza de heladero ambulante se dedicó a popularizar la receta ancestral de su tierra de feria en feria por toda la ciudad y hoy tiene una heladería con un montaje para una producción artesanal que cumple con todos los requerimientos de BPM, aparatos y técnicas que le permiten una producción significativa sin perder su carácter artesanal. Al proyecto se ha unido Marco todo un alquimista, experto en química de alimentos. Hasta el momento no he comido un helado más fiel a la tradición italiana en Medellín.

Y es que si se juntan las técnicas más sabrosas y cuidadas desde hace más de 200 años con la despensa colombiana y sobretodo sus frutas, obligatoriamente la sumatoria tiene que dar un resultado simplemente exquisito. Si algo es distintivo del gelatto italiano es su cremosidad sedosa, ni un cristal de hielo se siente en su textura, impecablemente hecho, da cuenta de la elección de sus ingredientes.

Los sabores en crema: stracattiela, chocolate, nutella, café moka, snickers y yogurt. En frutas y vegano: frutos rojos, mango, maracuyá, piña, mojito y tropical. La innovación: helado canábico de cualquiera de los anteriores sabores para conocedores, curiosos y principiantes, según el consumo de cannabis, obviamente sin perder las cualidades de textura y sabor.

Alberto y su heladería LIGA (Laboratorio Italiano de Gelatería Artesanal) distribuyen a domicilio, pero el plus es que el antojo trasciende a la experiencia, dan clases y la heladería queda en una pequeña finca en Sabaneta. Una porción de tierra resistente en medio de esas edificaciones monstruosas que se niega a ceder el disfrute de un espacio amplio y camporil con vaquitas y demás, desde donde uno tiene vistas con réplicas mafiosas de la torre Eiffel y ve como se enciende el sur de Medellín mientras disfruta del placer de saborear un helado con una tradición de familia y de herencias de 300 años. Mejor dicho y como su nombre lo indica las ligas mayores del gelatto artesanal en Medellín.

DIANA OROZCO

Cocinera, creativa y "vagamunda", viajera, curiosa en el encuentro de sabores y saberes de las cocinas populares para construir una manera propia de dimensionar tradiciones culinarias.

  • Daniel Santamaria

    Se nota la inclinación de izquierda al criticar infundadamente la moral y el objetivo de una candidata cualquiera que sea el partido, hace mucho tiempo en este país la política se volvió “Dinámica” y es mejor apoyar personas que partidos y no creo que la Dra Liliana Rendon tenga algún problema en escoger el partido que en realidad crea en ella y la respete a diferencia de mucho encantadores de serpientes que solo la quieren ver perdiendo como éste periodista, por qué sabe que se le tira piedra al árbol con más frutos para su propio beneficio y alimentarse de el.