“LIBERAL O LIBERADA”

La excongresista quien fuera en su momento integrante del Partido Conservador, Liliana María Rendón Roldán armó tremando alboroto en los mentideros proselitistas debido a la intención que tiene de regresar nuevamente al Concejo de Medellín, corporación donde inició a finales de los años 90 su actividad política.

“La Mona” Rendón Roldán ha comentado a varios líderes barriales, además, de políticos de Medellín y Antioquia, integrantes del Partido Liberal que quiere volver al Cabildo cargando el trapo rojo, debido a que no quiere saber de los otros partidos en los que la han tratado muy mal, eso dice.

Pero aunque a varios de los integrantes de los godos les parece un total adefesio y un esperpento la determinación de Liliana, lo contrario, piensan algunos políticos liberales.

Con la escasez de mujeres al interior del liberalismo, un partido desguazado por los propios dueños de la tolda, a dirigentes en Medellín no les parece descabellado que Rendón Roldán participe en las elecciones de octubre en una campaña al Concejo cargando el logo del partido.

Dicen los cronistas del norte del Departamento que Liliana María Rendón Roldán, oriunda del Corregimiento de Santa Rita de Ituango empezó a dar pasitos en política con los liberales, luego, llegó a Medellín, cacheticolorada y hablando como lo hacemos los de provincia para cursar estudios de psicología en la Universidad San Buenaventura.

Luego le echaron mano los denominados en ese entonces como los “Colantos”, matiz liderado por el octogenario Jenaro Pérez Gutiérrez que hizo parte del desaparecido grupo y partido que comandó, también en su momento, el exgobernador Luis Alfredo Ramos Botero.

Con los tumbos del “ramismo” en Antioquia, que perdió el partido “Alas Equipo Colombia”, una unión temporal con los chilapos Araujo, Liliana Rendón se matriculó en el Partido Conservador con el que logró llegar al Congreso, primero a Cámara, luego al Senado República de donde nunca debió salir al creerse que podría ser electa gobernadora.

Siendo Senadora, Rendón Roldán, entusiasmada ella y deslumbrada con ese hombrononón de Álvaro fue a parar a Centro Democrático, tolda en la que depositó su confianza debido a que pensó que el uribismo le haría el milagrito: una elección popular a la Gobernación de Antioquia.

Lo que omitió, o no quiso ver Liliana Rendón en su momento es que al interior de Centro Democrático tuvo y tiene una cantidad bastante considerable de contradictores que empiezan en el viejo “ramismo” y terminan con todos aquellos que no comparten su manera “hedonista” de hacer política.

NO VA MÁS

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.