SIN IMPROVISACIONES

La concejala de Medellín por el Polo Democrático Alternativo Luz María Múnera Medina quien se ha destacado por su excelente trabajo en la Corporación, haciendo control político y realizando debates a grandes problemáticas que aquejan a la ciudad, como es el caso de Hidroituango y sus repercusiones en el estado financiero de la mayor empresa de los medellinenses: EPM, ha empezado también a mostrar habilidad en el manejo de la cosa electoral.

A raíz de la realidad política de la comarca paisa, marcada por la derecha más ramplona de Colombia, heredera de la casta pura uribista y servil del Grupo Empresarial Antioqueño, la concejala en compañía de otros tantos decidió lanzar la propuesta de hacer una alianza de sectores menos extremista para escoger un candidato único a la Alcaldía de Medellín.

El primer paso de esa posible alianza era escoger el candidato del Polo a la alcaldía, camino que Múnera inició mostrando su deseo en una precandidatura, y casi con la certeza, quizás no propia, pero sí de muchos analistas, de que en esa posible alianza no tendría rival.

En pasados días la concejala desistió de dicha aspiración, al notar el “conejo” que sus antiguos patronos, estaban planeando para quedarse con los réditos que a la larga dejará su buen desempeño en la Corporación.

El asunto es que a Luzma, como se conoce popularmente, el MOIR, el movimiento de Robledo y de Jorge Gómez, con quien había trabajado en las elecciones anteriores, y del cual tomó distancia por la falta de coherencia que mostraron al unirse al neoliberal, Sergio Fajardo, desde Bogotá le montaron competidor en una reunión bastante escandalosa, según dicen.

Parece ser que en un certamen en la capital del País, el MOIR, dueño actual de lo que queda del otrora gran Polo, mostró su fortaleza, no solo en la distribución vertical que hicieron del recinto, donde ellos yacían en la parte superior, sino y también en las declaraciones que ratificaron lo que muchos ya sabíamos: el Polo tiene que desprenderse del remoquete de ser de “izquierda”, guarapazo con el que la concejala, que hizo su carrera en la Universidad de Antioquia vendiendo “torticas de pan y de banano” no soportó.

La estrategia que había planeado el MOIR consistió en nombra a Víctor Correa como precandidato a la alcaldía de Medellín, y bien hubiera iniciado la contienda electoral, dejar tirada a Múnera para aspirar a la curul, seguramente con el mismo Correa, que en el Concejo Luzma dejaría vacante.

Adolfo Ospina

Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.