SIN OFICIO

Como van las cosas la Vicepresidencia de la República quedará reducida a una simple oficina para organizar banquetes y hacer floreros en el gobierno.

Parece despectivo pero no, desde el despacho del presidente Iván Duque se firmó un Decreto con el fin de adelantar la reestructuración al interior de la Presidencia, que obviamente, afecta las funciones de la conservadora Marta Lucía Ramírez, que ahora anda promocionando el cambio de neveras viejas para evitar el alto consumo de energía especialmente en los estratos uno, dos y tres.

La idea del gobierno uribista, es que la Oficina de la Vicepresidencia se encargue exclusivamente de manejar los temas que tienen que ver con la equidad de género, programas de discapacitados e iniciativas sobre transparencia, temas con un perfil bastante mediano que no afectan o influyen en la actividad pública y política del país.

Lo que se supo sobre esa reestructuración desde la Casa de Antonio Nariño, es sobre la silenciosa insatisfacción de la fórmula vicepresidencial del actual presidente.

Marta Lucia, una mejorada versión moderna de “Doña Clotilde” tiene porque estar a disgusto. En anteriores gobiernos, la Vicepresidencia tenía bajo su mando otros asuntos de impacto como fue la construcción de vivienda y proyectos de infraestructura, temas concernientes a los Derechos Humanos, además de manejar toda la política internacional.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.