LA FUERZA DE “LOS PAOLOS”

Lo que está claro en la política regional es que el grupo de “Los Paolos” que orienta la senadora integrante de Centro Democrático Paola Holguín, la segunda más votada en el país, está decidido a construir una fuerte maquinaria para fortalecer su emporio electoral en las territoriales de octubre próximo.

Por esa razón para las elecciones de este año, “Los Paolos” tienen candidatos al por mayor y al detal no solamente en Medellín, sino también en las diferentes Subregiones del Departamento.

Acompañados también del beligerante Representante a la Cámara, Juan Espinal los seguidores de “La Holguín” apoyarán la campaña de Ángela Espinosa a la Asamblea de Antioquia y al Concejo de Medellín a Simón Molina quien aspira a sostener su curul.

Dicen “Los Paolos” que en los municipios del sur del Valle de Aburrá se concentra la mayor parte de su votación, motivo por el que apoyarán las campañas de Carlos Mario Uribe a la Alcaldía de Envigado, de Daniel Galeano a la Alcaldía de Sabaneta, de Rosa Acevedo en Itagüí y Jorge Álvarez en Caldas.

Por su parte en el Suroeste, subregión en la que está ubicada mi tierrita Jardín, apoyarán para la Alcaldía a Héctor Jaime Rendón en compadrazgo con la gente del exgobernador Luis Alfredo Ramos, a Diego Montoya para la Alcaldía de Titiribí, a Víctor González en Tarso, a Oscar Sánchez en Venecia, a León Vélez en Betulia y a Jorge María V en Valparaíso. El candidato para la Alcaldía de Jericó está por definirse.

Así mismo el grupo político de los congresistas Holguín y Espinal, apoyarán en la Subregión del Oriente de Antioquia a Alex Giraldo para la Alcaldía de El Peñol y a Holber Bedoya en El Retiro. En el Occidente echarán suertes con Luis Pulgarín en San Jerónimo, Édison Tamayo en Ebéjico y Oscar Ocampo en Dabeiba. En el Norte apoyarán a Víctor Medina en Angostura, y a un tal Jader en San Pedro de Urabá.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.