¿PERCEPCIÓN?

Realidad o invención. Respecto a cifras relacionadas con la inseguridad, el incremento de los inmigrantes en nuestras ciudades o bien el costo de vida ahora se escucha con frecuencia un manto de duda cuando se expresan afirmaciones contundentes al respecto. ¿Es percepción o es verdad?

Al parecer la sensación térmica concepto climático que se ha incluido en nuestro vocabulario sobre el estado del tiempo, también llegó a otros escenarios de la vida cotidiana que están indicando que ahora hablamos de dos o quién sabe varias realidades diferentes, la real, la sentida, la percibida.

Y entonces prontamente llegamos a conversaciones que giran alrededor de la realidad de algún suceso. La percepción entra en juego con todas sus aristas. Resulta llamativo también que precisamente al referirse a temas sensibles para la sociedad como la inseguridad se trasladan las apreciaciones al terreno de la percepción y con ello se cuestiona la observación y por supuesto la realidad.

Y así como la sensación térmica no habla de la realidad de la temperatura medida, sino de lo que percibe la persona que manifiesta normalmente un efecto más elevado que lo que puede señalar el termómetro. En realidad, no está haciendo tanto calor es la sensación térmica. ¿El calor entonces no es real? Eso parece ser la respuesta contundente, científica.

Sin embargo, es frecuente el encuentro de muchas personas sofocadas en Medellín por estos días. El calor, perdón la sensación térmica está alcanzando niveles muy altos, luego somos muchos los que percibimos una realidad diferente dirán los especialistas, o para ser más conciliadores la sensación térmica es comprensible se percibe en indicadores mucho más elevados que el real y aquí tendremos las respuestas atenuantes de la controversia y es que el asfalto despide y captura calor, hay zonas de la ciudad más cálidas, el tráfico, las edificaciones también concentran temperatura y con todo ello dejamos de ser locos, exagerados por quejarnos de calor.

No ocurre así en otras situaciones. Es que los medios de comunicación, las victimizaciones señalan los expertos en salud pública, la edad o bien factores como el uso de espacios públicos y las posturas personales respecto al riesgo explican entonces la percepción de inseguridad y la percepción de otro tipo de riesgos, ahora económicos o respecto al territorio. La sensación de vulnerabilidad también configura un rasgo de los especialistas para justificar la percepción.

Ahora percibimos mucho calor, la inflación creciente. Percibimos ¿más desempleo?, o percibimos el incremento de habitantes de calle y de personas que piden dinero por las calles, ¿será también una percepción? Algún nivel de tranquilidad sentimos los que terminamos sintiéndonos paranoicos al escuchar el alarmante resultado de los últimos estudios, no estamos locos. Y percepción o no, el incremento de inmigrantes que sin duda supera el millón cuatrocientos mil reportado por migración Colombia, el alza de la inseguridad y un panorama económico complejo, con dos colosos mundiales enfrentados, las bolsas de valor temblando y una economía de bolsillo que cada vez debe ingeniarse salidas mejores para responder con menos pesos el incremento del costo de vida.

Difícil el panorama para el gobierno y las administraciones locales, quienes no pueden responder a todas estas demandas con que se trata de percepción.

Ana Lucia Mesa Franco

Periodista y Comunicadora de la U de A, estudiante de doctorado en Filosofía, melómana, amante de la lectura, del periodismo y la historia. Dedicada a la investigación y a la docencia. En los ratos libres calígrafa, admiradora de quienes trabajan con sus manos.