PROPAGANDA EXTEMPORÁNEA

Muchos son los candidatos que participarán en la contienda electoral territorial que están violando las normas con respecto a la propaganda política en medios de comunicación, redes sociales y la app más conocida como Whatsapp.

De acuerdo con la Misión de Observación Electoral. MOE, se evidencian que los candidatos no están respetando los límites que supone la campaña respecto a propaganda electoral.

Los departamentos que presentan un mayor número de reportes son Antioquia, con el 15% de los reportes, Atlántico con el 10%, Valle del Cauca, Santander y Bogotá con el 9% cada uno.

Según la directora de la MOE, Alejandra Barrios Cabrera “la publicidad extemporánea puede afectar las elecciones a tal punto que sea más relevante la cantidad de publicidad difundida que el Plan de Gobierno propuesto por los candidatos. Es necesario que las autoridades electorales tengan conocimiento de la forma en la que se financian las campañas, de dónde provienen los recursos y cómo son utilizados”.

Con respecto a las quejas que se han presentado contra candidatos a Alcaldías en Itagüí su secretario jurídico, Óscar Darío Muñoz Vásquez, adelantó una queja contra la aspirante por Centro Democrático Rosa Acevedo quien llenó las calles con pasacalles y vallas de manera irregular.

según el secretario “desde el 28 de julio amanecimos inundados de propaganda política a pesar de que nos reunimos desde antes con los candidatos y les dimos a conocer las normas bajo las cuales se debían regir las campañas”.

La MOE indicó que esta información fue suministrada por personas que ingresaron al portal “pilasconelvoto.com” y que, si bien no constituyen una prueba fehaciente sobre las irregularidades, sí representa una alerta a la que se le debe hacer seguimiento.

La MOE reportará los casos al Consejo Nacional Electoral para que la autoridad defina las medidas que se tendrán en cada caso.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.