CAMPAÑA PLANA

En un encuentro con amigos periodistas coincidimos en que la actual contienda electoral está bastante aburrida, sin acción, sin picaresca, y lo peor, sin sangre…

A unos, mal contados 50 días para las elecciones territoriales no ha pasado nada extraordinario y que llame la atención o dinamice la campaña a la Alcaldía de Medellín, competencia, hasta el momento, llena de frases y promesas comunes, además de repetidas que escuchamos hace cuatro, ocho y hasta doce años.

Tan monótona está la campaña a la Alcaldía que desde una campaña en particular quisieron mandar a hacer una encuesta bastante amañada con el fin de inflar la intención de voto de unos y bajársela a otros candidatos para ejercer presión en posibles futuras adhesiones.

Dicen los conocedores del tema que la idea era “influenciar” al jefe máximo de Centro Democrático y al líder del grupo de trabajo del actual gobierno local con el propósito de que modificaran su pensamiento con respecto a los candidatos que hoy están apoyando para la Alcaldía de Medellín.

Pese a esa versión que se analiza en los cuarteles del senador Álvaro Uribe y del Alcalde Federico Gutiérrez, lo claro es que, por ahora, no se vislumbra quien podría ser el nuevo mandatario entre los cuatro o cinco candidatos que ocupan los primeros puestos de las encuestas.

Lo otro, que también está claro, es que, si Uribe y Gutiérrez llegan a acuerdos programáticos para asumir en fórmula la contienda electoral no sólo para la Alcaldía sino también para la Gobernación, tienen más posibilidad y opción de poder que el resto de los aspirantes.

Aunque en la última encuesta de Gallup para el mes de agosto, al Presidente Duque y al Senador Uribe les fue como a perros en misa debido a que su desfavorabilidad sobrepasa el 65%, la nueva banda delincuencial que lideran Romaña, Márquez y Santrich podría ayudar a hacerles el milagrito si manejan el asunto con estrategia.

Además, otros temas como movilidad y medio ambiente son dos de muchos temas importantes que hoy desvelan al ciudadano preocupado, y en Medellín, por ejemplo, si le suman la favorabilidad del Alcalde que sobrepasó el 85% según la misma medición, se podría obtener buenos resultados electorales.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.