ALEGRÍA, HILARIDAD, ZOZOBRA

Colombia es un país multicolor, pasa de todo, ni los libretistas más dotados lograrían una historia tan plurianecdótica y variopinta como la nuestra. Aquí el blanco es negro, el negro es gris y el gris no existe. Pasamos de la alegría más grande por la medalla de plata obtenida por primera vez en la historia del país por un corredor nacional en los 400 metros en un mundial de atletismo, a un estado de hilaridad por la fuga de una electa congresista y a un estado de zozobra por la rendición de cuentas del líder más querido y odiado al mismo tiempo ante la Corte Suprema de Justicia. Todo eso en menos de 10 días.

Se saborean los periodistas o cronistas de buena parte del mundo donde las noticias ordinariamente giran en torno al gato de la vecina que se quedó atrapado (por gordo) en la rama del árbol del frente de la casa.

Es esa Colombia la que alegóricamente pintó Gabriel García Márquez en sus Cien Años de Soledad, novela con la que nos “engañó” con aquello del realismo mágico cuando esta tierra es solo realismo, todo realismo, lo mágico no es más que un absurdo de lo que pasa en estos cielos.

Con jovialidad vimos cómo se desprendía de una ventana con agilidad de niña de 15 la excongresista Aida Merlano Rebolledo, quien se fugó tras ser condenada por compra de votos.

En ridículo quedó el Instituto Nacional Penitenciario tras la fuga, en ridículo quedó la Fiscalía que buscando seguramente un paracaídas para su supuesta ineptitud anunció con bombos y platillos la captura de la hija de la condenada y del odontólogo quien la atendía en el consultorio del que se fugó, cuando un juez dejó en libertad a los detenidos aparentes cómplices.

Las redes sociales, termómetros de una de las realidades se fueron lanza en ristre contra uno de los periódicos de circulación nacional cuando en la noticia sobre el caricaturesco tema se atrevieron a llamar a Aida como atractiva, ¿y qué más se puede decir de una mujer que realmente es bien atractiva?

El escándalo duró poco, Uribe lo silenció, pero en el ambiente quedó el sinsabor de qué hay detrás de la fuga de Merlano, la atractiva excongresista barranquillera amparada bajo la poderosa sombrilla de las familias más prestantes políticamente hablando de la Puerta de Oro.

Tendría mucho para decir o para callar que era mejor que se fuera, y está tan seguros su hija y el odontólogo y todos los que protagonizaron el video de la “fuga de Alcatraz” que no se tomaron la molestia de evitar las cámaras.

Muchas preguntas en torno al asunto, es claro que cuando el aparato de seguridad del Estado quiera, capturará a la atractiva excongresista y solo hasta ese momento sabremos el motivo real de la fuga.

Adolfo Ospina

Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.