“ECONOMÍA NARANJA”

Cerca de 10 mil comparendos se han impuesto a conductores infractores desde el día que se decretó el pico y placa ambiental por parte Área Metropolitana y la Alcaldía de Medellín. De acuerdo con la Secretaría de Movilidad, “los partes” se han presentado, entre el 10 de febrero y los primeros días del mes de marzo del 2020.

La pregunta que se hacen muchos es qué tanto ayuda el pico y placa, las restricciones y los comparendos para solucionar los problemas ambientales y de movilidad que afronta Medellín y los municipios del Valle de Aburrá.

Más que solucionar los problemas ambientales y la movilidad, que el “Establecimiento” no ha sido capaz de solucionar, se encuentra, diría cualquier ciudadano preocupado, el negocio que “songo sorongo” se impuso en la ciudad-región: las fotodetecciones.

Las fotodetecciones resultaron siendo uno de los negocios más lucrativo impuesto en los últimos doce años en Medellín y resto del país en la era de la “Economía Naranja”, puesto que con un mínimo de personal se hace uso de la tecnología para determinar quiénes son los conductores infractores que incumplen prohibiciones como, por ejemplo, movilizarse en horario restringido, exceso de velocidad, estacionar en cebras peatonales, cruce de semáforos en rojo y SOAT vencido.

Lo sucedido en días anteriores es más que interesante para los amantes de las leyes y el derecho. La polémica tiene que ver con lo que se suscitó a través del fallo de la Corte Constitucional que sentenció que cualquier conductor infractor tendrá que ser solidario con el propietario del vehículo en el pago de dichas fotomultas.

Frente a esa sentencia, las secretarías de movilidad de varias ciudades, incluida Medellín, manifestaron que la sentencia no podría cumplirse por la incapacidad que poseen sus despachos para identificar el conductor en el momento de la infracción…

En palabras de cristiano y musulmán, estos despachos, viejas secretarías de tránsito, anunciaron el desacato de la sentencia del alto tribunal, que en un país laico como Colombia es palabra de Dios. Qué pasará, habrá que esperar…

Pero observen este detalle, ¿saben ustedes a cuánto asciende, más o menos, el recaudo por fotodetecciones sólo en Medellín?…

De acuerdo con un abogado conocedor del tema del tránsito y el transporte se determinó una proyección, un promedio, diario, mensual, anual y durante la implementación del sistema en la Alcaldía de Alonso Salazar…

En Medellín se presentan al día un promedio de 1.300 infracciones detectadas por las cámaras, comparendos que podríamos promediar en unos $300.000 (trescientos mil pesos) aproximadamente, unos cuestan más, otros menos.

Es decir, al día son la medía bobadita de $390’000.000 (trescientos noventa millones de pesos) que al mes, representan en promedio $11.700’000.000 (once mil setecientos millones de pesos) con un total al año, promedio de $140.400’000.000 (ciento cuarenta mil cuatrocientos millones de pesos).

En los doce años de implementación del sistema de fotomultas se ha recaudado $1’’684.800’000.000 (un billón seiscientos ochenta y cuatro mil ochocientos millones de pesos), aproximadamente, y no se sabe, a ciencia cierta, el porcentaje que adquiere el operador de las cámaras, un privado, y el de la Alcaldía de Medellín que administra este lote…

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.