“ALERTA AEROPUERTO”

Mientras en otras regiones del país se mantienen en la disyuntiva de querer o no continuar la reactivación paulatina de la economía con el fin de afrontar la pandemia, y el alcalde Quintero intenta sortear los señalamientos por supuestos abusos sexuales que cometió contra dos mujeres que lo denunciaron de manera anónima, el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera le apuesta a iniciar operaciones lo más pronto posible.

El gerente del aeropuerto, Jesús Alberto Sánchez Restrepo, fue claro en manifestar que no está de acuerdo con que el gobierno del señor Duque haya dado facultades a los mandatarios para manejar a discreción la reactivación económica después del encierro obligatorio que ocasionó la pandemia del coronavirus.

Dijo que esa potestad hace que cada alcalde tome decisiones según sus “afectos” y percepciones de la realidad, situación que, en algunas ocasiones afecta, las directrices ya tomadas desde el gobierno central.

Sin embargo, Chucho Sánchez, advirtió que en el caso del Olaya Herrera se encuentra preparado para reactivar las operaciones del centro aeroportuario cumpliendo a cabalidad con los protocolos de bioseguridad para evitar la propagación de la enfermedad.

El Olaya Herrera mantiene itinerarios permanentes a ciudades intermedias del eje cafetero, a Bogotá y Quibdó, así como a diferentes municipios de algunas subregiones de Antioquia.

Sobre la propuesta que en algún momento mencionó el jovencísimo alcalde de Medellín para la construcción de un parque ambiental en el predio donde hoy funciona el aeropuerto local, Sánchez Restrepo aclaró que esa propuesta se deberá analizar detenidamente por varios factores, uno de ellos, el predio es de propiedad de la Nación, no del municipio…

La pandemia, la reactivación económica y la cancelación del Parque Cultural Nocturno, uno de los eventos más importante de la Feria de las Flores fueron otros de los temas que se trataron con el gerente del aeropuerto de Medellín Enrique Olaya Herrera. Ver programa

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.