PÉREZ, GUTIÉRREZ

Aunque el coronavirus, el covid19 y la pandemia se robó, se roba y se robará por los próximos meses el show y la agenda pública, empezaron a conocerse nombres de políticos que podrían perfilarse como futuros candidatos a entes territoriales.

Desde que terminaron sus administraciones local y departamental se especuló sobre el futuro del exalcalde Federico Gutiérrez y exgobernador Luis Emilio Pérez.

De todo se ha dicho al punto que varios de los fundamentalistas y desfasados seguidores los han querido vender, a ambos políticos, como posibles aspirantes a la Presidencia de la República. Medio chimba esa idea, pero viendo la presidencia de Duque, tampoco es descabellado, yo puedo ser presidente…

Lo cierto es que, al bajar la espuma, con seis meses ya de los nuevos mandatos y actuales circunstancias del alcalde Quintero y gobernador Gaviria, han vuelto a sonar los exgobernantes.

Sobre Luis Pérez, quien antes de la pandemia recorrió varias regiones del país se dice que se ha desentendido de su posible aspiración a la presidencia, inclusive, argumentan que algunos de sus seguidores han sugerido que si se lanza a la Alcaldía de Medellín en las próximas elecciones tendrá más opción que en las justas nacionales.

Además, hay que tener en cuenta que para las elecciones presidenciales saldrá un buen gallo como el exministro de salud Alejandro Gaviria, hijo del recién fallecido Juan Felipe y hermanito de “Pascu”.

Alejandro Gaviria, para mi gusto, gusta, inteligente, intelectual, sin rodeos, contundente, medio hippie, medio marihuanero, de armas tomar, sin rodeos y para nada tibio, lo que menos necesitamos…

Ahora, Fico Gutiérrez quien sonó también como presidenciable está dando un giro interesante. Después de salir y terminar su Alcaldía a Gutiérrez Zuluaga le han ofrecido hasta ministerios desde el gobierno del señor Duque.

Lo cierto es que los integrantes de su primer anillo de afectividad le están proponiendo analizar la posible aspiración al gobierno de Antioquia.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.