PERDEDOR E INVESTIGADO

Como los uribistas, otro de los grandes perdedores que dejó la pasada campaña electoral fue el exgobernador, exalcalde y excandidato presidencial, Sergio Fajardo, quien no fue capaz de endosarle votos a su fórmula para Alcaldía y Gobernación que asumieron Beatriz Rave e Iván Mauricio Pérez, respectivamente.

La misma cháchara, el mismo discurso descurtido fajardista que ya no emociona ni a los jóvenes que se fueron a apoyar otras campañas que se preocuparon por innovar por lo menos su perorata…

Esa derrota que compromete también al Movimiento Compromiso Ciudadano es la demostración de las divisiones al interior del cuartel de invierno de Fajardo que desde esta semana lanzó nuevamente otra campaña a la Presidencia de la República, argumentando que no pude dejar sola la cantidad de personas que se lo han solicitado…

Lo cierto es que estos no han sido los mejores días para “Checho”. Entre el Presidente Iván Duque y el Senador Gustavo Petro le han dado de lo suyo, calificándolo de candidato eterno, y que además, se le pasó el tiempo para aspirar nuevamente a la Presidencia.

Es más, para el infortunio del exesposo de Lucrecia, la Corte Suprema de Justicia decidió desarchivar una investigación que le adelantaba por la supuesta irregularidad en la adjudicación de un contrato de concesión minera al esposo de quien fuera su Secretaria de Participación Ciudadana Beatriz White Correa. Fajardo argumentó en su momento que no sabía que esa vieja era casada…

Las sospechas del Alto Tribunal tienen que ver con el contrato adjudicado a Manuel Antonio Mesa, esposo de la Beatriz para la explotación por 30 años de un yacimiento de arenas en el municipio de Santa Rosa de Osos en el norte de Antioquia.

La investigación había sido precluida por la Fiscalía al considerar que el entonces gobernador Sergio Fajardo no había incurrido en alguna conducta penal, pero, ahora la Sala Plena de la Corte, en segunda instancia, determinó que no está demostrado que el exmandatario hubiera incurrido en un error que lo liberara de responsabilidad penal.

El hecho es que dicha indagación, como sucede cuando los incriminados son personajes de influencia, no marchó como debe ser, pero ahora puede que las cosas cambien para que la justicia se aplique con contundencia.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.