sábado, julio 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TOCANDO PAVIMENTO

Juan-Valdés-app-330x200A portas de las elecciones territoriales para alcaldías, gobernaciones, asambleas y concejos hay que recordarles a los políticos que su peor error es estar convencidos que un periodo no tiene fecha de vencimiento y que las futuras elecciones se tienen ganadas.

No todo buen servidor tiene buen trabajo electoral y no todo buen buscador de votos tiene un buen desempeño en su curul. La demostración para ese argumento es la imagen, el espanto que en menos de una semana se me apareció dos veces.

Caminaba desapercibido por el Centro Comercial Premium Plaza cuando de repente vi por las escalas eléctricas de las salas de cine al ex representante a la Cámara por la Alianza Social Independiente, ASI, Juan Manuel Valdés Barcha.

Iba solito espantando la gente, delgado, sin aura, sin luz. Me miró, lo miré. -¿Qué más hombre?, me dijo, -no también como usted, le respondí. No hablamos más. Me fui pensando sobre este joven político antioqueño que desaprovechó el cuartico de hora por la simple razón de no haber sido capaz de conquistar a los verdaderos integrantes de la ASI, los desilusionados de Compromiso Ciudadano y uno que otro conspirador contra el fajardismo.

Esa la misma semana Valdés Barcha caminada por el Centro Comercial El Tesoro, que administra la hermosa noviecita del violonchelista Federico Restrepo, que dicen, no me puede ver ni en pintura. Iba solito espantando la gente, de gafitas para la miopía. Me miró y lo miré, pero esta vez hubo algo particular.

Cuando cruzamos la mirada por un par de segundos sucedió que el tiempo se fraccionó, se detuvo tanto que podría asegurar que fue toda una eternidad apreciar ese par de ojos fuera de sus cuencas, desorbitados con un opaco haz de luz a punto de desatar una esquizofrenia. Sentí mucho miedo.

Lo único que hice fue salir corriendo y ratificar que cualquiera no puede dárselas de político y creer que se tiene la verdad porque en este escenario incierto en el momento menos pensado se regresa a la cruda realidad, el pavimento.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.