sábado, julio 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

ZONA HÚMEDA

chica-piscinaEsa noche tuve una corazonada e inclusive me dio susto el encuentro que estaba por presentarse. Sin embargo la curiosidad me pudo, aspecto que hizo que me demorara en el baño más que de costumbre.

Me acicalé como para noche de bodas, me puse una buena pinta y hasta usé seda dental para aquello de extraer cualquier clase de partícula que genere mal aliento.

Tomé la decisión de ir en mi propio vehículo para que me sirviera de disculpa, con el fin de evitar el consumo de licor. Tengo que aceptar que mientras subía me encontraba nervioso, pero mucho más, ansioso por lo que podría pasar esa noche.

Llegué a la casa de la pareja que me había invitado a cenar y pasar un rato entre una buena conversación. Al tocar el citófono de la casa una voz dulce me invitó a pasar. Vivían en un condominio en las afueras de la ciudad, una casa grande, con piscina climatizada, en donde también había una zona para asados y juegos de mesa.

Me bajé del carro y la pareja me estaba esperando. Ella estaba vestida con un traje blanco de lino, que sutilmente dejaba prever una diminuta ropa interior blanca que combinaba perfectamente con su piel morena. Lo único que hice fue disimular y tragar un poco de saliva. Su esposo estaba muy casual, tranquilo y demasiado amigable.

Pensé que la velada iba a ser sólo de tres personas, pero la verbena ya había comenzado. Una pareja de amigas estaban conversando, tomándose un par de tragos en el interior de la piscina. -Mucho gusto, un placer conocerlas, les dije. Los anfitriones me ofrecieron algo de tomar y me invitaron a la zona húmeda… continuará… Ver primera parte: CENA PARA TRES

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.