sábado, abril 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

¡GENTE VIVA!

cmEntre el anecdotario de los desaciertos de la Dirección de María Inés Restrepo de Arango durante más de 20 años al frente de COMFAMA se encuentra el cambio de imagen corporativa de la entidad.

Los aportes a la nueva imagen que se adelantaron en el 2009 fue el nuevo slogan, -Comfama ¡Gente Viva!-, que debía ser instalado en todas las piezas publicitarias de la Caja en las que se incluía un jingle institucional.

Sin embargo, la respuesta de los empleados de COMFAMA no fue la esperada puesto que la frase “gente viva”, en Antioquia, especialmente, tiene varias acepciones.

Los empleados de manera soterrada empezaron a tratar a sus directivas de “gente viva” para referirse a las presuntas irregularidades que se han encontrado durante la actual administración.

Con el propósito de parar los rumores y comentarios “mal intencionados”, desde la Dirección se ordenó rápidamente recoger la nueva propuesta para eliminar el nuevo lema de toda la publicidad e imagen corporativa.

En marzo del año 2009 la nueva imagen se presentó de manera oficial en la Convención Anual de COMFAMA en el Hotel Las Lomas de Rionegro donde acudieron unas 150 personas aproximadamente.

La presentación de la nueva imagen estuvo a cargo del Ejecutivo de Cuenta de la empresa española DOBLE VÍA COMUNICACIONES CREATIVAS, Nicolás Arango Restrepo, hijo de María Inés. En la presentación se resaltó la importancia y las bondades del cambio de imagen argumentando que los costos serían menores a otras posibles ofertas.

De ese negocio poco se supo porque la Dirección de Comfama se dio cuenta que la presentación del hijo de la Directora como líder de ese proyecto había sido un total error, aspecto que hizo recoger toda la información entregada a los asistentes al evento, además, de que editaron las memorias de la actividad con el fin de ocultar toda clase de evidencia.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.