jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

EL LEGADO DE MI ABUELO

La clase gobernante de Colombia históricamente ha tenido al país como su finca, se creen (¿o lo serán?) los gamonales de estas tierras y nos consideran a nosotros como sus vasallos, sus sirvientes.

La gran mayoría de ellos pertenece a una rancia oligarquía que nos ha sumido en una profunda tristeza y la más abismal desigualdad social, manteniendo el “statu quo” reinante en el país.

El ejemplo más patético es el actuar del actual vicepresidente de la República el doctor Germán Vargas Lleras, nieto del expresidente Alberto Lleras Restrepo y que ha puesto gran parte del fisco nacional a su servicio para alcanzar el cargo que para él es la herencia legada por su abuelo.

Como lo ha dicho hasta el cansancio el alcalde de Bucaramanga, la lucha por la presidencia de Colombia es, por decir lo menos desigual, cuando uno de los participantes en la contienda tiene un presupuesto enorme, materializado en casas para los más pobres y en obras de infraestructura de suma importancia para el país.

Pero además de poner a trabajar la Nación para satisfacer sus sueños de gobernante, Vargas Lleras ha recurrido a una estratagema muy antigua en el mundo político: la creación de un enemigo (un fantasma inexistente), común al pueblo y del cual sólo él es capaz de defendernos.

Al igual que Álvaro Uribe Vélez, Hugo Chávez y los gobiernos populistas latinoamericanos de los 60, Germán Vargas, está intentando crear un enemigo común a todos. El centro de ataque del candidato presidencial es el pueblo venezolano. Así lo mostró en declaraciones hechas en los primeros días de febrero, cuando aprovechando la entrega de viviendas en la frontera, (base de su campaña) se refirió a los inmigrantes de ese país como “venecos”, término a todas luces despectivo.

Además, el capataz Vargas Lleras, porque no hay otra forma de nombrar a un individuo que le pega a una persona que sacrifica su vida para protegerlo, representante fiel de lo que son muchos de los gobernantes colombianos, pretendía que el gobierno de Colombia entrara a terciar en su disputa personal con el vecino país.

Germán Vargas Lleras, es la muestra de cómo un delfín dispone de un país entero para hacer realidad sus sueños y satisfacer sus ínfulas de grandeza.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.