jueves, julio 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

PRÓXIMA JUGADA

Un nuevo ataque ha empezado a fraguarse en contra de los acuerdos de la Habana. Esta vez proveniente de la bancada de Cambio Radical, los áulicos del exvicepresidente Germán Vargas Lleras, partido que en cabeza de una de sus fichas claves, el Fiscal Néstor Humberto Martínez, permanentemente agrede la negociación.

En la vigente legislación, fundamental para concretar varios de los puntos de los acuerdos, la bancada de Vargas, propondrá un proyecto de ley que pretende que quienes ocupen las nuevas 16 circunscripciones especiales, sean escogidos a dedo por la presidencia o por alguna extraña comisión, según ellos la influencia de bandas criminales en los sectores pone en riesgo la democracia.

Las razones para el ataque han sido planteadas ya por la MOE, (Misión de Observación Electoral), que relata la histórica dificultad para realizar elecciones en los 167 municipios que componen las 16 circunscripciones, vale la pena decir que son esos mismos conflictos la semilla para su creación.

Dos razones diferentes a las de orden público incomodan sobremanera la bancada de Cambio Radical y en general a muchos de los políticos de siempre: la primera tiene que ver con que según los acuerdos de la Habana, ningún partido tradicional y tampoco el naciente de las FARC, podrá participar con candidatos en la elección de esas circunscripciones.

La segunda razón es el evidente terror que les causa la posibilidad de que el nuevo partido nacido del desarmado grupo guerrillero, pese a la prohibición, se fortalezca en esas zonas y sume curules en Cámara.

Sacar adelante este punto es fundamental para la supervivencia de los acuerdos. Para las FARC, más que demostrar su posible poder electoral en zonas que históricamente han sido de su control, gran parte de su compromiso con las víctimas versa en esas circunscripciones transitorias.

Por su parte los opositores de gobierno y de los acuerdos en general que ven cómo poco a poco se consolida la negociación cerrando todas las fisuras para un posible desmonte de la negociación en un hipotético cambio de línea de gobierno en 2018, se la juegan con la reforma o anulación de este punto.

Las tensiones son altas y las nuevas movidas sesudamente calculadas por todos los actuantes de la negociación, pues en cómo se termine de consolidar el acuerdo radica gran parte de la campaña electoral que se avecina.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.