domingo, abril 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

FECHAS ESPECIALES

Por Carla Ospina

En este país del sagrado corazón uno está acostumbrado a un sinfín de fechas especiales, celebraciones a la Virgen, no sé por qué habría que celebrarse tal estado; día del árbol, del cooperativismo, hasta del ahorro pero cuando me llegó un mensaje de celebración por el día internacional del fetiche, pensé: este sí es un día que quiero festejar.

Y como cuando uno es caprichoso siempre encuentra quién le siga los caprichos, le puse un mensaje: ¿vamos? Y con un “De una” se armó el plan. Los alcahuetas nunca vienen de a uno, y el viernes cuando llegué a la casa de Jaime tenía gorras, máscaras, mallas para los fetichistas que levantaron la mano y se apuntaron.

Nuestro grupo estaba conformado por hombres sin camisa pero con corbatín, o una cuerda anudada en el torso o un chaleco de peluche, las mujeres estábamos de cuero y gorra de policía, corsé y uniforme del colegio.

El sitio de celebración era un bar erótico de la ciudad y estaba preparado con jaulas, potros, expertos en bondage que amarraban y colgaban a asistentes voluntarios. Sillas ergonómicas y tronos.

Como los organizadores dejaron la opción de vestirse de púrpura en el Dress Code, imaginé que la mayoría iba a optar por lo fácil pero en lugar de encontrar un ejército violeta, me encontré una tribu de entusiastas. Máscaras de cuero y ligueros en forma de Batman. Gente que sigue los consejos de moda de Coco Chanel: si no tienes plata para nada más por lo menos compra ropa interior decente. (Cero decente pero full sexy) Trajes enterizos de látex. Máscaras completas con respirador. Y otros optaron por la piel expuesta como máximo fetiche.

Los atuendos ponían el ambiente pero las acciones son lo realmente erotizador: una sumisa estuvo por varios minutos de cuclillas, mirando el piso, hasta que su amo decidió que podía sentarse en un sillón. Las nalgas que se dispusieron en el potro alternaban los azotes y las caricias. Sentada desde el trono la dueña de unos pies descalzos extasiaba a quién no podía dejar de mirar y tocar tales objetos de deseo.

Fue una fecha especial bien celebrada entre cuerpos deseados y deseosos, personas que aceptan su placer y hasta dónde los llevan, sin prejuicios y sin ostentaciones. Gente del deseo. Y al final un dame tu teléfono te invito a mi mazmorra.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Columnista Invitado
Este espacio está listo para que Usted se exprese. Puede enviarnos sus columnas, (máximo dos cuartillas arial 12) a: info@puntodevistardb.com