sábado, julio 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

¡QUÉ BIBLIA!

Por fin van a dejar entrar al excandidato presidencial Sergio Fajardo al Club El Nogal sin correa y saco, después de conocerse su nuevo noviazgo con la excanciller la “muy chirriada” y más que bogotana, María Ángela Holguín.

El nuevo noviazgo de “El Hombre de la Biblioteca” interesa más por lo que genere esa combinación política que por lo poco que pueda pasar entre sábanas, eso no interesa, conociendo los rumores en la montaña antioqueña.

La estratégica relación dará mucho de qué hablar para las próxima elecciones presidenciales puesto que Holguín hace parte del Partido Liberal, es politóloga, inició su carrera diplomática en los dos mandatos de Santos y tiene contactos en el exterior.

¡Muy bobito el Fajardo! ¡Qué biblia! Fajardo que no da una gota de sangre por nadie necesitaba más garbo, más clase, alguien que le ayude a vestir mejor para que no desentone en los círculos sociales capitalinos en los que miran que pinta traes.

Fajardo desgastado con su disfraz de profesor universitario y quien dejó varios “pedos” sin resolver en Medellín tuvo que recurrir a relacionarse con la clase política, pero la más pudiente, para tener algún chance en las próximas elecciones, porque amor no creo, por la Holguín, ese hombre no quiere a nadie…

A propósito de los Fajardo Moreno, uno de los “pedos” que se tiró el hermanito de Sergio fue Soler Garden, proyecto, inconcluso y elefante blanco ubicado en la vía Las Palmas en Medellín con el que estafaron varios inversionistas.

Resulta que la queja de los estafados es que un grupo de venezolanos se tomó las instalaciones del edifico a medio construir dadas las circunstancias del vecino país, y Andrés, el estafador, el hermanito calavera del excandidato presidencial no resuelve ni mu…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.