MALA PAGA

El tira y afloje que desde hace días se presenta en el escenario político regional está más que sabroso.

Ahora resulta que el gobernador suspendido de Antioquia Aníbal Gaviria Correa es mala paga, puesto que su estratega de cabecera, y, al parecer, recién graduado como su nuevo mejor enemigo, Carlos Andrés Pérez Múnera le está cobrando lo correspondiente a honorarios por la asesoría que con su equipo de trabajo le prestó durante la campaña electoral del 2019.

Comenta el asesor en estrategia política, que Gaviria Correa no firmó los contratos, y su gerente de campaña, Claudia Wilches quien hoy labora en el edificio Departamental como una subalterna, tampoco.

El asunto es que hoy nadie responde, nadie aparece para cancelar los servicios prestados el año anterior, por lo que se prevé que dichas diferencias continúen en los estrados judiciales.

Pérez Múnera da a entender, además, que cogió carrera el hecho de que Aníbal Gaviria y sus subalternos evitan firmar documentos, compromisos y contratos para evadir responsabilidades, estrategia que en la actualidad tiene al mandatario seccional en la cárcel por la Troncal de la Paz.

Dice también el comunicador Carlos Andrés Pérez Múnera, que Aníbal no reportó los servicios prestados en su campaña a la Gobernación, y la campaña tampoco declaró ante el Consejo Nacional Electoral, CNE, los recursos por ese servicio que se gastó en elecciones.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.