domingo, julio 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 196

PLENO FUROR

El senador antioqueño, Germán Hoyos Giraldo, acompañó a su pupilo Rodrigo Mendoza Vega al acto de posesión como nuevo Diputado de Antioquia, luego de la renuncia de Guillermo Palacio, quien inició su campaña a la Cámara de Representantes por el Partido de la U.
Durante el desayuno que organizó la periodista Claudia Posada; Hoyos y Mendoza, se mostraron felices, y deben estarlo. Mientras el Senador Hoyos ha apoyado las huestes santistas, por el contrario, a Mendoza se le encharcan los ojitos con lágrimas de gratitud cuando menciona el nombre de Álvaro Uribe.
Lo cierto es que Hoyos y Mendoza, hacen un buen equipo que fortalecerá la forma de moverse para tomar de decisiones, cuando el Centro Democrático de Uribe y las mayorías de La U de Santos estén en pleno furor electoral.

PURO CUENTO

Lo que pone a pensar, son los beneficios que le ve el nuevo Diputado Rodrigo Mendoza Vega a la minería legal, impulsada por la locomotora santista e impuesta, además, por el gobierno departamental.

Según Mendoza, la minería legal es más que recuperable, puesto que está más que comprobado que después de remover y revolcar la tierra para extraer sus minerales a punta de retroexcavadora, dragas, cantaros de agua y mercurio, el territorio es completamente recuperable. Discutible ese argumento.
La minería legal o ilegal, es totalmente dañina para el medio ambiente. Querer vender el cuento de minería responsable y recuperable, es igual que hacerle creer a una persona que tiene su corazón bueno, que después de una cirugía a corazón abierto quedará mejor…

BRINCAR CANDELADAS

Es una lástima que cualquier ciudadano promedio regularmente tenga que acudir a los estrados judiciales para hacer cumplir sus derechos. Es un ejemplo la actitud del profesor Arnobio Mosquera Mena, quien hizo valer los suyos ante la ley y puso a brincar candeladas al Secretario de Educación de Antioquia, Felipe Andrés Gil Barrera por el desacato a una Acción de Tutela que exigía su inmediato traslado por problemas de seguridad.

Aunque el Juzgado 23 Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento archivó el incidente de desacato, queda el tufillo, porque si el profe no entutela, segurito no lo trasladan…

Además, tampoco se entiende como el Gil Barrera reprocha la actitud del Diputado Jorge Gómez y varios dirigentes de ADIDA, por haber realizado la respectiva denuncia por el desacato. Si no la hacen, no pasa nada…

 

Por: Adolfo León Ospina Mejía

Completamente increíble es lo que está pasando en el sur del país a raíz del paro cafetero. Muy normal es que en conflictos de diversa índole lo primero que se afecte sean las vías, bien interdepartamentales, municipales e incluso, lo más normal, las vías internas de las ciudades y que este cierre de vías traiga algunos inconvenientes como escasez  de los alimentos y el aumento de los mismos en algunas ciudades. Hasta aquí nada nuevo ni extraordinario, pero que la gente de una capital como Popayán, promocionada hasta el cansancio en los tiempos de la semana mayor, por hacer una de las celebraciones más simbólicas, se muera por falta de recursos hospitalarios provocado por el cierre de la vía por tres días consecutivos ya pasa del plano de lo lógico al de lo absurdo.
Es claro que mucha de la información que se pasa por los maniqueos medios de información tiene el trasfondo de desprestigiar la lucha de los cafeteros (cuya justeza o no, no está cuestionada en estas líneas), pero también lo es que una situación como ésta deja al descubierto la realidad de una falsa política social en el país, pues no se explica cómo una ciudad capital al tercer día de bloqueo de la vía que la comunica con el resto del país clame por oxigeno, y entonces aparece una realidad: hay un hospital de tercer nivel ¡sólo uno! Y es la capital del departamento del Cauca donde día a día se descalifican las protestas de los indígenas que nos viene diciendo esta verdad  que hoy se devela.
Al contrario de entrar a cuestionar y  acusar a los protestantes de cualquier sector, lo que debemos preguntarnos es qué se está haciendo con la inversión social en el país, en el país completo, no sólo en el egocéntrico país.
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.