sábado, julio 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 250

Los seguidores del ex Alcalde de Medellín Alonso Salazar andan felices porque les adelantaron la Semana Santa. El Consejo de Estado le quitó los algodones que Salazar tenía en la nariz y lo resucitó al devolverle las facultades para participar en cargos públicos y de elección popular que le había prohibido a través de la inhabilidad que la Procuraduría General de la Nación le interpuso por participación en política.
El reingreso al escenario público de Salazar modificó sustancialmente los movimientos en la política local, debido a que devuelve un haz de esperanza a sus seguidores que, como el Concejal Yefferson Miranda, pretenden continuar en el juego electoral. Sin embargo, bastante preocupados deberán estar los supuestos amigos que le dieron la espalda durante las elecciones de 2011, después de que Salazar se hiciera el harakiri para fortalecer la campaña del actual Alcalde Aníbal Gaviria.
Gaviria, quien sacó de la Administración a varios de los seguidores del ex mandatario, se desentendió totalmente de la situación política de Alonso, quien posteriormente expresó: “estoy muy desengañado del Alcalde Gaviria”. Fajardo, por su parte, que no le ayuda a nadie políticamente hablando por miedo a que lo destronen, le tocó decir que está feliz por el regreso al ruedo de su sucesor en la Alcaldía de Medellín.
Pero la verdad sea dicha, con Luis Pérez queriendo aspirar a la Gobernación y Bernardo Alejandro Guerra con ganitas de meterse a la Alcaldía, por lo menos auguramos una contienda electoral para el 2015 bastante entretenida como para alquilar gradería. Se darán con el balde, el trapero y la escoba, y ahí estaremos, para tomar la foto…  
Hasta el 28 de marzo se desempeñó como corresponsal en Medellín de la Revista Semana, el periodista Juan Esteban Mejía, quien renunció al cargo por algunas incomodidades con el trabajo generadas por la institucionalidad paisa.
Para nadie es un secreto que desde que Dios creó el mundo los mandatarios de turno, tanto de la gobernación como de la alcaldía salen corriendo hacia Bogotá a quejarse ante los directores de los grandes medios de comunicación cuando los corresponsales provinciales optan por hacer bien su trabajo, especialmente cuando hacen caso omiso de las oficina de prensa y comunicaciones. Cuando eso pasa, los mandatarios salen a pedir cabezas en vez de afrontar de manera decente la realidad de sus problemas.
Pues a este buen reportero le cobraron por ventanilla la publicación del informe sobre las presuntas irregularidades que estaba cometiendo el ex Secretario de Infraestructura Física de Medellín, José Diego Gallo, quien en la presentación de descargos ante la prensa antioqueña prendió el ventilador para embarrar a más de uno.
El informe que generó malestar y le aflojó el estómago a la Administración Municipal, generó que hasta el mismísimo Director de Semana, Alejandro Santos aprovechara una venidita a Medellín para hablar sobre el tema.
Lo cierto es que al periodista Juan Esteban Mejía no le solicitaron la renuncia, ni más faltaba, pero si le advirtieron que los asuntos con la Alcaldía de Medellín hay que afrontarlos con demasiado cariño. Fueron recomendados para asumir esa vacante el actual Director de Teleantioquia Noticias, Jorge González, quien ha sabido moverse entre el periodismo institucional para cuidar el cargo y José Guarnizo ex periodista de El Colombiano y quien se ganó un Premio Rey de España. 
Bastante costosos le salieron los 132 votos que obtuvo en Jardín el electo Senador por el Partido Conservador Juan Diego Gómez Jiménez en las pasadas elecciones para Congreso de la República.
En el municipio de Jardín la gran electora para la Cámara Alta fue la conservadora Olga Suárez Mira, quien obtuvo 823 votos, mientras que el segundo lugar lo logró Nidia Osorio con 279 votos.
La anécdota fue que Gómez Jiménez voló en helicóptero a la tierra jardineña y aterrizó en el único plancito conocido: El Estadio Municipal CITARÁ, pero los encargados de abrir la puerta de la cancha no aparecieron por ninguna parte, situación que llevó al candidato a elevar nuevamente su pájaro y buscar nido en una manga continua.
El electo Senador Juan Diego Gómez Jiménez fue apoyado en Jardín por Héctor Jaime Rendón, quien labora actualmente en Colciencias y posiblemente sea uno de los aspirantes a la Alcaldía de este municipio en las elecciones del año entrante.
¡Qué casualidad! En el exquisito Restaurante la Tienda del Vino, ubicado en la calle 9 Nº 43 B-93 en cercanías del Parque de El Poblado se encontraron dos personajes unidos, pero en la distancia.
Ambos se encontraban compartiendo con amigos, pero no se habían visto en el interior del restaurante, es más, nunca se habían visto personalmente. Mientras uno de ellos, desentendido miraba hacia el horizonte, hacia la puerta principal del restaurante por el rabillo del ojo derecho apreció una sombra, una silueta que salía en compañía de alguien. ¡Qué sorpresa!, el hombre que salía del perímetro dejó de caminar. Pensativo dio media vuelta y observó con extrañeza al fulano que estaba sentado en una mesa acompañado de varios extranjeros.
El tipo que salía se devolvió hacia la mesa del personaje que estaba sentado con sus amigos y con su voz enredada le dijo: –Doctor que bueno conocerlo personalmente, mucho gusto yo soy Elie Claude Sabbah Dery. – Mucho gusto, Bernardo Alejandro Guerra, respondió el otro.
Elie Claude Sabbah Dery, es el extranjero, propietario del Hotel Le Parc, ubicado a un par de cuadras del Parque de El Poblado, que el mismo Guerra denunció en el Concejo de Medellín por recibir algunos beneficios en el pago de impuestos gracias a los amigos que tiene en el interior de la alcaldía y en la corporación. Además de recibir beneficios tributarios, Sabbah Dery, adelantó una construcción ilegal en el último piso de su edificio donde funciona su hotel, que al parecer, anda en proceso de legalización.
Elie Claude se encuentra igual que sus amigos bajo la lupa del control político y fiscal, puesto que al parecer ha obtenido rebajas en el pago de impuestos de sus propiedades de manera irregular.

A finales del año 1996, todo un nuevón en este oficio o profesión, el Jefe de Redacción Jairo Cano Torres, todo un señorazo, me asignó una nueva tarea mientras cubría la fuente Gobernación de Antioquia. Su eminencia Álvaro Uribe Vélez, se desempeñaba como mandatario seccional.

Recuerdo alguna vez que en compañía de varios reporteros como Carla Ramírez de Clarín, Rubén Darío Hoyos de Caracol y Maribel Carrillo de RCN, ver llegar Uribe con la piedra afuera, nos mentó la madre y para acabar de ajustar nos dio una milésima de segundo para desalojar la Sala de Prensa ubicada en el piso 12 al lado de su despacho.
Como nuestro trabajo era ese, cubrir esa fuente, al día siguiente regresamos a la Sala de Prensa para definir la agenda de radio, tres noticias para el medio día, tres para la noche y seis para la emisión matinal del día siguiente. –Muchachos por Dios, siquiera regresaron, ayúdenme a gobernar que esto es muy duro, expresó Uribe con su característico tonito.   

A los 23 años y muerto del susto no podía digerir el personaje que representaba Uribe en esa época. Para hacerle una pregunta quedaba literalmente juagado en sudor y con la mente en blanco. Todavía recuerdo cuando un ingenuo primíparo de periodismo de la Universidad de Antioquia le preguntó sobre las CONVIVIR y presuntas alianzas con la Fuerza Pública. Después les cuento que pasó…

Pero si Uribe me hacia sudar, Pedro Juan Moreno Villa, Secretario de Gobierno de ese entonces, era la encarnación y la personificación de la autoridad a la extrema. Generaba miedo mirarlo a los ojos. Estoy convencido que el mismo difundo se avergonzaría de la persona que hoy se sienta en el mismo despacho…
Repito, el Jefe de Redacción Jairo Cano Torres, todo un señorazo, me asignó una nueva tarea: entrevistar al Secretario de Gobierno de Antioquia. Conseguí la cita con la secretaria quien me recomendó esperar al titular porque estaba a punto de llegar proveniente de la región de Urabá.   
Moreno Villa llegó y amablemente me hizo pasar a su despacho, cerró la puerta. Tenía una camisa muy parecida a las que utilizaba y utiliza Chávez y Maduro, pero de color café oscuro y un pantalón más claro del mismo color.
En ese momento Gloria Cuartas era la alcaldesa de Apartadó. De todo se hablaba, que el general Rito Alejo, que lo uno, que lo otro y yo, todo un pendejo, sin contexto, muerto del susto al frente de Pedro Juan, sin saber que preguntar. Moreno Villa venía cansado por lo que sentí que me despediría rápidamente. Se sentó en la silla de su escritorio un poco incómodo y mientras se agachaba para aflojarse la pretina que le sostenía la pistola que puso sobre el escritorio me preguntó: -¿Qué se le ofrece al señor periodista?…
Recordé estas historias por la sencilla razón que me tropecé con el informe que realizó el periodista Ricardo Puentes Melo en el portal PERIODISMO SIN FRONTERAS en el que se refiere al accidente aéreo en el que murió Pedro Juan Moreno, quien antes del siniestro pasó de ser hombre de confianza de Uribe a uno de los mejores contradictores de algunas de sus actuaciones. Creo que es pertinente darle una miradita… Leer artículo
Que cincuenta mil, no que cuarenta mil; que veinticinco mil, no que veinte mil… La cifra exacta no se sabe y para lo preocupante del asunto  es lo de menos. Las imágenes que fueron publicadas por los medios sobre la mortandad de chigüiros, venados, ganado entre otras especies a causa de la sed y la falta de comida ha despertado la solidaridad de Colombia entera. Las explicaciones y justificaciones no se han hecho esperar, lo preocupante es que son tan inexactas que demuestran la inexistencia y la improvisación del estado y la comunidad en general con relación a la realidad ambiental del país.
El ministerio del medio ambiente le echa la culpa al calentamiento global, las ONG ambientales dicen que los responsables son los ganaderos y estos a su vez se la devuelven a los petroleros y el IDEAM solo atina a decir que esta sequia no es extraordinaria, que es “normalita” para la zona. En la región plantean que este fenómeno es de todos los años debido a la superpoblación de los roedores más grandes de la tierra pero que antes no se notaba porque miles de estos animalitos eran sacrificados y transportados a Venezuela por el aumento de su consumo en el marco de la celebración de la semana santa. Unas absurdas, otras lógicas y otras que causan hilaridad pero en común ninguna da una explicación real, y lo más preocupante, mucho menos se avizora una política seria que prevenga el deterioro ambiental.
El pasado 29 de marzo se llevó a cabo la hora mundial del planeta, la actividad que se realiza  desde hace siete años por iniciativa de una ciudad australiana, busca crear consciencia en la población del orbe para proteger el medio ambiente,   invitando a un apagón en una hora determinada. Paradójicamente en Colombia, país que ostenta el tercer lugar de riesgo por el cambio climático, debido a su ubicación geográfica, el evento pasó sin pena ni gloria. Los nacionales no hemos hechos consciencia de nuestra responsabilidad en el deterioro del ambiente. Todos somos culpables de esta debacle ambiental materializada desde hace unos años en el fenómeno de la niña, luego el del niño,  en unas crueles temporadas invernales o en unos veranos inclementes que hace sólo un par de décadas produjeron un apagón generalizado en el territorio por más de un mes.
Las políticas de defensa del medio ambiente brillan por su ausencia y las pocas existentes están condicionadas al ministerio de hacienda y economía, de hecho se ha abierto un amplio debate sobre la asignación de las licencias ambientales y sus repercusiones en proyectos de amplia envergadura para el desarrollo del país. La minería es un ejemplo de esto, pues pareciera que las riquezas del subsuelo sólo se encuentran en zonas de protección ambiental, y que a algunos de los gobernantes les interesan más los minerales y el petróleo que el agua y el aire. En el actual momento, completamente caldeado por la falta de lluvias, la muerte de los animales y la proliferación de incendios forestales, el Consejo de Estado ha emitido algunos fallos de protección ambiental que son insípidos ante la magnitud del problema y que una vez más les recuerdan a los colombianos que la protección de nuestros derechos y de nuestro territorio, desgraciadamente no está en manos de políticas serias, sino de algunos fallos completamente evadibles.
     
Como para completar lo triste del panorama, el II Panel Intergubernamental de la ONU sobre Cambio Climático (IPCC) presentó un informe  en el que narra lo costoso que será para el mundo las consecuencias del cambio climático y muy especialmente para los países suramericanos que verán gravemente afectada su producción agrícola.

Un nuevo tañido de alerta ha despertado el interés de los colombianos, esperemos que esta vez sí asumamos que en nuestras manos existe una pequeñísima posibilidad de contribuir con el bienestar del planeta y que hagamos lo poco que está a nuestro alcance.


De izquierda a derecha: Juan F Campuzano, Rubén Benjumea, Adolfo Ospina, Luis F Quijano, Cesar Duque, Camilo Grajales.
En el programa Punto de Vista Radio Nº 60 del pasado sábado 29 de marzo por Ondas de la Montaña 1350 AM entre las 12:00 y 1:00 de la tarde tuvimos como invitados al Concejal de Medellín, Juan Felipe Campuzano y al Director de la Corporación para la Paz y el Desarrollo, Corpades, Luis Fernando Quijano.
Tanto Campuzano como Quijano, educados entre la derecha e izquierda se refirieron a la criminalidad y actos delincuenciales por los que atraviesa la ciudad, así como a las alternativas para superarla con la participación del Estado.
A partir de la fecha formará parte del grupo de realizadores de Punto de Vista Radio, Camilo Grajales, Politólogo de la Universidad Nacional de Colombia, Seccional Medellín, quien desde su experiencia como investigador e integrante de la estrategia Concejo Visible enriquecerá el debate… 
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.