miércoles, mayo 22, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

¿ES LA PUERTA PARA UN PAÍS MÁS LIBERAL?

gardiazabal66-copia1Por: @adolfospina

El pasado mes de julio el Senador Juan Manuel Galán presentó ante el Congreso de la República el proyecto de ley 27 de 2014, por medio del cual se legaliza el consumo de la marihuana con fines terapéuticos. La legalización del narcótico, que ya es un hecho en varios países del orbe y algunos estados del coloso del norte, pareciera tiene acogida en buena parte de la opinión pública de los colombianos que ven en el proyecto una posibilidad positiva para cambiar la estrategia de la guerra contra el narcotráfico.

Es posible que la propuesta tenga acogida en parte de la Unidad Nacional, pues recién posesionado en su primer mandato, el actual presidente de Colombia, en una reunión de la ONU, fue vocero de la posición de un no despreciable número de prestantes personajes mundiales que planteaba la necesidad del cambio de estrategia para luchar contra el narcotráfico, voz que hoy se materializa en el proyecto, del cual el presidente Santos ha hecho referencia positiva en varias entrevistas.

Sin embargo, es claro que el camino para la aprobación no está expedito, pues en contra seguramente está la bancada ultragoda del Senador Uribe Vélez, y la peligrosa posición sectárea de Monseñor Ordoñez, que muy a pesar de nuestro deseo todavía tiene mucha influencia en un gran número de nacionales y que siempre ha mostrado una postura abiertamente contraria a estos cambios obligatorios de las actuales sociedades.

Muy probablemente el debate y los escollos se centren en los detalles, en la menuda del proyecto ¿quién y cómo se va a distribuir la droga? ¿qué criterios médicos se tendrán en cuenta para la formulación de la droga? ¿quién cubrirá los costos de este nuevo medicamento? En fin, un sinnúmero de preguntas que siempre tendrán como objetivo el empantanamiento de la aprobación del proyecto de ley.

Colombia todavía está lejos de dar vía libre a estas nuevas consignas de la sociedad moderna. La nuestra se niega a aceptar estos cambios estratégicos que están determinando el rumbo del mundo actual, incluso la iglesia católica colombiana cada día más se aparta de las consignas revolucionarias planteadas –por lo menos de boca- por su director el Papa Francisco .

A favor de una propuesta de ese tipo la experiencia de Uruguay, país cercano, que después de un amplio debate y de un extenso estudio de reglamentación, al fin ha empezado a aplicar la ley con la que permitió el consumo (sin limitaciones terapéuticas) del Cannabis.

Probablemente la lucha del heredero Galán vaya a ser más fuerte afuera de las paredes del Congreso que al interior del mismo, en los estrados judiciales en donde, con seguridad terminará tomándose la decisión de la misma manera como sucedió con el aborto. Así mismo se le espera al Senador, que aclaró que la iniciativa no es a nombre del partido Liberal, sino muto propio, un altísimo costo político.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.