SIN ASOMO DE VERGÜENZA

ospinandoLa semana pasada el país tuvo la “inocente” visita del Senador estadounidense por el partido republicano Marco Antonio Rubio, un cubano-americano representante del Tea Party, el ala más ultragoda del partido conservador gringo.

El Senador, uno de los presidenciables más opcionados se reunió nada más y nada menos que con el actual Vicepresidente de Colombia, Germán Vargas Lleras, con el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón y obviamente con su homólogo colombiano y con quien coincide ideológicamente, el Senador Álvaro Uribe Vélez.

La visita de Rubio no debería pasar desapercibida, no es un secreto que para los gringos, Colombia es un aliado estratégico por política y ubicación, para conservar la hegemonía que históricamente ha mantenido en el hemisferio, y que en la actual presidencia del demócrata Obama se ha visto descuidada.

Así mismo, la diezmada fuerza que en su momento tuvo la izquierda moderna (como la han llamado), en los países de este rincón del mundo, no deja de preocupar a ese sector de la población norteamericana en el que todo lo que no sea progringo es considerado enemigo.

En las entrevistas dadas a los diferentes medios de comunicación, Rubio dejó ver lo incomodo que es el gobierno socialista de Venezuela para ellos y para la intención expansionista de los Estados Unidos y ahí sí que es importante Colombia.

Los encuentros que tuvo Marco, que a propósito es casado con una colombiana, evidencian realidades que han intentando disimularse. Recordemos que Vargas Lleras, es uno de los políticos colombianos más reaccionarios y críticos de gobiernos con tendencia izquierdista, fue fundador del partido Cambio Radical, y siempre ha mostrado una alta beligerancia contra lo que se aparte de la derecha institucional que ha gobernado al país.

Sufrió un atentado que por poco le cuesta la vida, y ha mantenido un silencio sospechoso frente al actual proceso de paz, de hecho su participación en el gobierno Santos, generó muchas especulaciones en torno a cuál sería su papel en las negociaciones, en el entendido que siempre se había mostrado contrario a cualquier tipo de dialogo con la insurgencia.

Muy probablemente sea Germán Vargas el candidato por la Unidad Nacional para remplazar a Juan Manuel Santos en la presidencia de la república, y no se puede negar que ante el electorado goza de mucho prestigio.

El encuentro entre estos representantes de la godarria gringa y colombiana permite tejer una serie de preocupantes suposiciones sobre lo que le espera a Colombia en un eventual gobierno del exministro Vargas.

Pero lo más preocupante es que a cuatro años de las nuevas elecciones para presidencia en Colombia y en medio del proceso de desarme de uno de los grupos guerrilleros que operan en el país, el Vicepresidente (y probablemente candidato al próximo periodo presidencial) y el ministro de defensa estén participando en ese tipo de reuniones.

Compartir
puntodevistardb.com
Fundado el 25 de julio de 2007 / Todos los derechos reservados.