jueves, julio 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

POSE DE CAPATAZ

alonso111

Las denuncias contra las irregularidades del programa de Restaurantes Escolares de la Alcaldía de Medellín y el inconstante mantenimiento de los juegos mecánicos de Metroparques en el último año, además electoral, durante el gobierno de Alonso Salazar generaron una cacería de brujas en esa entidad.

En el mes de febrero de 2011, el mismo mandatario Salazar Jaramillo lideró una revisión exhaustiva de todos los computadores, especialmente de aquellos funcionarios que tenían alguna clase de relación política con el Concejal Bernardo Alejandro Guerra.

En uno de los PC, Salazar encontró una lista de personas allegadas a Guerra Hoyos, quienes habían aportado la suma de $100.000 (cien mil pesos) para una cena con el fin de recaudar recursos para la campaña electoral de ese momento que pretendía sostener una curul en el Concejo de Medellín. Alonso aprovechó esa circunstancia para denunciar públicamente que desde Metroparques se estaba haciendo política.

El hoy Candidato a la Alcaldía Alonso Salazar, quien no ha aclarado ante la opinión pública en qué condiciones fue la foto que se tomó con alias “Memín”, analizó con lupa todos los movimientos de la Dirección de Comunicaciones de Metroparques hasta que halló otro detalle.

En ese último año de gobierno alonsista, la Dirección de Comunicaciones de la entidad mencionada, adelantaba la actualización de todo el sistema de información digital, tarea para la que se contrató a la empresa FREE MARKETING por un monto de $40’000.000 (cuarenta millones de pesos) aproximadamente por orden de la Gerencia.

El contrato se ejecutó a satisfacción, pero FREE MARKETING se retrasó en algunas entregas de las tareas, hecho que el Alcalde Salazar aprovechó para señalar a la Dirección de Comunicaciones por el faltante de los cuarenta palos y la inexistencia del Sistema de Información Digital, agregando además, que esos recursos estaban siendo utilizados para hacer política con Bernardo Alejandro Guerra.

En el mes de febrero de 2011, la Directora de Comunicaciones se encontraba en las instalaciones del Parque Norte y fue llamada por la Gerencia a una reunión urgente en las instalaciones del Aeroparque Juan Pablo Segundo.

Alonso, con su pose de capataz, sacando barriga y nalga pa’delante, estaba esperando a la joven comunicadora de unos 26 años en ese momento, con el fin de amedrentarla y acusarla por la desaparición del dinero.

El mismo mandatario quiso presionar a la incauta para que “colaborara”, que él haría lo mismo, porque de lo contrario, la iba a inhabilitar para asumir cargos públicos. El exalcalde intimidó tanto a la muchachita que por más de cuatro horas estuvo sin poderse mover de su oficina.

Recuerdo cuando en el 2008, secuestró en su camioneta a un desmovilizado de las Autodefensas, John Faber Bravo Ibarra que se encontraba en un parqueadero de la Comuna Nororiental. Ese mismo muchacho hizo la denuncia pertinente ante las autoridades y posteriormente apareció asesinado en septiembre de ese mismo año. Su Padre hizo la denuncia ante la Personería de Medellín y responsabilizó presuntamente al exalcalde de esa muerte… Ver documentoVer Huele a Podrido

Volviendo a la historia de 2011, el actual candidato por “YO ME COMPROMETO”, denunció a la Comunicadora ante la Personería y Contraloría de Medellín, pudiéndose demostrar la mala intención del exmandatario, puesto que se archivó la investigación disciplinaria y se espera la cancelación de la fiscal.

En la actualidad, Alonso Salazar Jaramillo, afronta varias denuncias por injuria y calumnia, delito informático puesto que se metió a los perfiles personales de la funcionaria, secuestro simple, daños y perjuicios…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.