jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

VERSUS LA ONU

zika-2

El debate sobre el aborto ha vuelto a aparecer sobre la mesa, esta vez a razón del virus del Zika y el posterior llamamiento de la ONU que insta a las naciones atacadas por la eventual epidemia, a autorizar el aborto y repartir anticonceptivos.

El debate, ya conocido en estas latitudes, tiene los mismos participantes, por un lado la iglesia y la rama conservadora de la sociedad, en cabeza de monseñor Ordóñez, y por el otro, algunos políticos que se dicen liberales y un segmento reducido de la población colombiana que buscan se respeten los derechos de determinados grupos particulares.

Lo nuevo, el argumento de las Naciones Unidas que presenta la relación virus con deformación genética denominada microcefalia como una realidad que se vive no solo en Colombia sino en varios de los paìses de sur y centro América, así mismo la preocupante posibilidad de que la transmisión del virus no sea solo vía picadura del mosquito, sino también por contacto genital.

Sin embargo el llamado autorizado de la ONU y de la Organización Mundial de la Salud no generó una respuesta seria del gobierno nacional, sino y por el contrario un “chiste”, espero que eso sea, que llama a las mujeres (y a las parejas en general) a que aplacen su deseo de quedar en embarazo por seis meses.

Este tipo de contingencias frente a las adversidades que se le presentan a Colombia son las que han llevado a que el país atraviese una crisis sistémica que involucra todos los aspectos de la sociedad y del Estado en general.

Con el preocupante llamado de la ONU, que avizora, por las condiciones del virus y por la acelerada forma de reproducción, una pandemia de grandes proporciones, se evidencia por un lado la extremada mojigatería de la sociedad colombiana, que prefiere la proliferación de un virus con sus terribles consecuencias que una campaña seria que reparta condones, píldoras anticonceptivas o pastillas del día después a la población y que obligue a las instituciones prestadoras de salud a cumplir con el pronunciamiento judicial que permite el aborto en tres casos ya conocidos por todos.

Y al mismo tiempo demuestra la enorme incapacidad de las autoridades del ramo, igual que las que dirigen la economía del país, para enfrentar problemáticas de este tipo, dejando las soluciones casi que al azar (retrase su embarazo por seis meses), y manipulando, con la complicidad de los medios de información, la opinión pública, pues según el Presidente Santos, al 7 de febrero había más de 25000 (veinticinco mil) contagiados por el virus, y de ese número, para nada despreciable, un poco más de 3000 (tres mil) eran mujeres en gestación, pero según él no hay motivos de preocupación. Olvida el pacifista Santos que esa cifra corresponde al avance de la enfermedad en escasos dos meses.

Créame presidente Santos confío más en la alerta dada por la ONU y por la OMS, que en su parte de tranquilidad.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.