jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“MAESTRO DE OBRA”

maestro de obraEl Instituto Social de Vivienda y Habitat de Medellín, ISVIMED, adelanta el subprograma “Sin Barreras” con el objetivo de acondicionar y mejorar los baños de las viviendas en donde viven personas con discapacidad motriz de estratos socioeconómicos uno y dos.

Para ese propósito desde el año 2013, en plena temporada electoral para Congreso, el INSVIMED bajo el programa de mejoramiento de vivienda amplió de ocho a veinticuatro el número de operadores para invertir entre $5’000.000 (cinco millones) y $18’000.000 (dieciocho millones de pesos) por vivienda.

Entre los operadores para el mejoramiento se vincularon contratistas buenos, regulares y de todos los pelambres para ejecutar los convenios en las viviendas de la población menos favorecida económicamente.

En una grabación hecha a comienzos del año 2015 se evidencian los reparos que el señor Ludwing Álvarez quien ingresó al ISVIMED en el 2013, le hace a Julián Rendón, empleado de “ASOMEDELLIN”, uno de los operadores de mejoramiento de vivienda que llevó un retrete a una vivienda de una mujer con dificultades de movilidad en el mes de diciembre de 2014 y lo dejaron sin instalar.

La irregularidad de “ASOMEDELLIN” tiene que ver que sin ejecutar las obras las incluían en el informe como trabajos realizados para entregarlos al ISVIMED, y así poder facturarlas como lo revela la grabación anterior. (Convenio 257 para el mejoramiento de 200 viviendas en el 2014).

Pese a la irregularidad, lo contradictorio es que durante el último año 2015 del gobierno del Alcalde Aníbal Gaviria, “ASOMEDELLIN” ejecutó otro Convenio, el 339 para el mejoramiento de unas 300 viviendas más por unos $3.000’000.000 (tres mil millones de pesos) aproximadamente.

Pese a las irregularidades, el muerto no lo carga solamente el ISVIMED, debido a que las interventorías de las obras durmieron el sueño de los justos. Esa tarea la adelantaron la Universidad de Medellín y el Colegio Mayor de Antioquia que cobraron por convenio hasta $1.800’000.000 (mil ochocientos millones de pesos), y al parecer, no se tiene informe sobre esos hechos.

La otra manera en la que supuestamente algunos operadores de mejoramiento de vivienda hicieron su “agosto” fue en el momento de hacer los diagnósticos de las casas de estratos uno y dos.

Por cada diagnóstico de vivienda se pagó a $1’200.000 (un millón doscientos mil pesos), por ir al domicilio y mirar con el fin de verificar que obras se podría adelantar. Conocedores de ese asunto, argumentan que cada diagnóstico pudo cobrarse entre $200.000 (doscientos mil) y $300.000 (trescientos mil pesos) lo que significa que cada empresa de diagnóstico se embolsilló entre $1’000.000 (un millón) y $900.000 (novecientos mil pesos) aproximadamente por vivienda.

Por su parte, a una de las asistentes del Concejal de Medellín, Jesús Aníbal Echeverri Jiménez quien aplicó a un mejoramiento de vivienda por $14’000.000 (catorce millones de pesos) en el barrio Belén Rincón, le llevaron el material para la obra y se lo dejaron al pie de la casa. La asistente devolvió el material porque nadie apareció para hacer la reforma.

En el debate que hicieron los concejales de Medellín Norman Harry, Jesús Aníbal Echeverri y Bernardo Alejandro Guerra a finales del mes de febrero de este año sobre las irregularidades que se venían presentando al interior del ISVIMED, un ciudadano denunció que un empleado de “ASOMEDELLIN” fue a ejecutar la obra en botas pantaneras, sin camisa y en pantaloneta, pero la pinta es lo de menos. Lo anecdótico del maestro de obra fue que, además de su pinta, le solicitó al propietario de la vivienda si tenía pica y palustre para hacer el trabajo porque no fue con herramienta.

La nueva administración del Alcalde Federico Andrés Gutiérrez Zuluaga, enterada del asunto tomó la decisión de declarar la siniestralidad del operador “ASOMEDELLÍN”, entidad en la que tiene o tuvo gran ascendencia la señora María Eugenia Lopera Monsalve, quien se desempeñó como Subdirectora de Dotación del Instituto Social de Vivienda y Hábitat de Medellín, ISVIMED, y a quien el nuevo gobierno municipal no quiso contratar como nueva gerente de Metroparques.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.