jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

IDEAS PRESTADAS

trafico ciudad-de-mexico1

Aero México, es una de esas aerolíneas que a muchos “manitos” no les gusta por su modesto servicio. Sin embargo, tiene una particularidad que personalmente me parece estupenda. De un sólo tirón vas a DF o regresas a Medellín en unas cuatro horas y media. Avianca hace escala en El Salvador y Copa en Panamá, itinerario que hace que el viaje sea mínimo de seis horas.

Al montarme en el avión de regreso a Medellín vi por el rabillo del ojo que en clase ejecutiva estaba Juan Esteban Calle, exgerente de Empresas Públicas de Medellín. Seguro que estaba visitando la Virgen de Guadalupe pidiendo perdón de rodillas por la iliquidez en la que dejó EPM durante el gobierno local de Aníbal Gaviria, pensé.

El vuelo tuvo como retraso una hora, tiempo suficiente para reflexionar sobre lo que somos y seremos. Salir con el propósito de conocer otras experiencias en países donde nos llevan la delantera en algunos temas es importante porque tener referencias para solucionar problemas, es más que necesario.

De Ciudad de México con 23 millones de habitantes que junto a las poblaciones aledañas se convierte en una población de 35 millones de personas, hay mucho que aprender.

Los políticos viven en esas, salen un fin de semana a otras ciudades del mundo y vienen a la montaña a descrestar con ideas prestadas, estrategia completamente válida.

La movilidad y el transporte público urbano en una ciudad de esa magnitud son aspectos de los que hay que aprender cositas. Persona que no monta en metro durante el día en algunas de sus quince líneas, incluido el Metrobus, sistema integrado del Metro, no llega a ningún lado. A no ser que viva en inmediaciones de su trabajo.

En horas pico “la tumultera” es abismal y espantosa en las estaciones que pueden triplicar en tamaño a las del Metro de Medellín. La turba te mete o te saca a la fuerza de los vagones entre esa mezcla indescriptible de olores a grasa, pecuacas y grajos que con el característico almizcle de la ciudad y el calor del interior del tren se vuelven más profundo. Pero el olor es lo de menos, el Metro funciona.

El detalle es que el Metro, más el transporte público urbano es de propiedad, y además, lo controla y administra el gobierno y no particulares.

Como van las cosas los pasajes de buses en Medellín quedarán entre $2.400 y $2.500 pesos, mientras en Ciudad de México el Metro cuesta 5 pesos mexicanos, unos $850 pesos colombianos y el pasaje en Metrobus 6 pesos mexicanos, unos $1.020 pesos colombianos con la posibilidad de movilizarse por todo el territorio.

Dirán los escrupulosos paisanos que no hay comparación por la extensión de territorio y el volumen poblacional. ¡Claro que la hay! El transporte público, ahora que nos quieren poner a montar en bicicleta, debe ser manejado por el gobierno a bajos precios que garantice el derecho a la movilidad de los ciudadanos y no por particulares que lo manejan como un negocio con ánimo de lucro.

En DF, los buses, busetas y colectivos de propiedad de empresas privadas que prestan el servicio de transporte público urbano están desapareciendo, porque el gobierno está recuperando el control del sistema para prestar un mejor servicio.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.