jueves, julio 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

AVIVANDO EL RECUERDO

operacion orion01

No inició con la oficialización de la operación, no inició con la fuerte presencia de efectivos militares y policiales en la zona, ni con el zozobrante sobrevuelo de helicópteros artillados que con el viento provocado por sus hélices, elevaban los techos de hojalata de las casuchas construidas con las uñas por sus habitantes.

Ya había empezado. Ya habían desaparecidos, ya la sangre estaba corriendo loma, escaleras abajo, ya los encapuchados señalaban con su dedo acusador y asesino a inocentes y culpables indiscriminadamente, la ley del sálvese quien pueda imperaba, el miedo se había adueñado de los días y noches de los pobladores de la estigmatizada Comuna 13.

Cuando oficializaron la operación Orión, era mucho el terreno recorrido por los grupos de autodefensas que con la complicidad del entonces entrante Presidente Uribe, del Alcalde Luis Pérez y el Secretario de Gobierno Jorge Enrique Vélez, el actual gobernador de la Guajira, habían arrasado con la vida en su sangrienta entrada a la zona.

La operación Orión trascendió lejos la oficialidad, cuando la ofensiva militar llegó, ya el terreno había sido preparado por la criminal presencia paramilitar. Una mañana llegamos al barrio el Salado puerta de ingreso al sector, de un árbol colgaba un cuerpo, había sido ahorcado por los “paras” que además habían dado la orden de no descolgarlo, el objetivo era sembrar terror y lo lograron, cuando los efectivos militares llegaron muchos creían que las cosas mejorarían, pero no fue así.

Realmente no se sabe con certeza el número de muertos, desaparecidos y desplazados, pero fueron muchos, la Institución Educativa, por ejemplo, vio como el número de estudiantes se redujo notablemente, muchos decidieron huir con sus familias, otros no alcanzaron a salir por sus propios medios, de otros no se sabe.

Nadie se salvó, ni grandes ni chicos, ni obreros ni milicianos, ni amas de casa ni líderes comunales. Muchos fueron desaparecidos o asesinados por estar en la calle o en la casa, por llegar o por irse, por oponerse o por apoyarla, la operación Orión fue salvaje y debería servir de modelo de lo que no puede pasar en la vida de una ciudad.

Es por eso, por ese derecho que tenemos a la memoria y a la verdad, por esa obligación ética de recordar, que es necesario exigirle a las actuales autoridades de Medellín, en cabeza del Alcalde Federico Gutiérrez, que dicho sea paso, deja mucho que desear con su postura timorata frente a la actual coyuntura interna y sobretodo frente a las víctimas, que reabra las excavaciones en la escombrera, una de las más grandes fosas comunes del país y encuentre los cientos de cadáveres que fueron depositados allí por militares y paramilitares en complicidad con el Estado colombiano.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.