martes, mayo 28, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

EL SASTRECILLO VALIENTE

fernando_carrillo2

El pasado jueves 27 de octubre fue elegido el abogado Fernando Carrillo en reemplazo de Monseñor Alejandro Ordóñez en la Procuraduría General de la Nación. Motivo de felicidad para el país, no tanto por el entrante sino por el fin de la era oscurantista en la que estuvo sumergido el Ministerio público gracias a Monseñor.

Aunque la elección de Carrillo no fue sorpresiva, la cantidad de votos con que se dio no dejó de causar por lo menos extrañeza. Conocido el resultado las redes sociales de los medios informativos publicaron la noticia planteando en primera instancia lo impensado: “Uribistas y Santistas se unieron para elegir al nuevo procurador”.

¿Qué hace que en la elección de un cargo tan estratégico en el complejo ajedrez del dominio del país los contradictores políticos más arraigados de los últimos tiempos en Colombia se pongan de acuerdo?

La historia de Fernando Carrillo algo tiene que ver en la sorpresiva “unidad” de criterio en la elección. Carrillo, eminente jurista de la Universidad Javeriana, llegó a los caminos de la política en el carruaje del Nuevo Liberalismo, conducido en sus inicios por Luis Carlos Galán.

Durante la Presidencia de César Gaviria ocupó el cargo de Ministro de Defensa, viéndose tocado por el nada insignificante escándalo de la fuga del capo Pablo Escobar Gaviria de la cárcel “la Catedral”, hecho que produjo se le hiciera un debate en el Senado, como todos sin resultado, y que decidiera continuar su trayectoria profesional en el extranjero.

Sin embargo lo vergonzoso que para el país y para los gobernantes del momento fue la fuga del capo, los escándalos en que se vio envuelto el ahora entrante procurador, trascienden el hecho. Según el libro del narcotraficante bogotano Néstor Pastor Perafán, Carrillo mantuvo una cercana amistad con el caballero judío Isaac Lee possin, quien además se desempeñó como su jefe de seguridad en el ministerio.

Carrillo y Lee, formaban un triángulo con el empresario y asesor en seguridad Eitan Koren, también israelí, quien firmó un contrato por US 4.000.000 (cuatro millones de dólares) con el Ministerio de Defensa para hacer de la Catedral una cárcel segura, evidentemente platica perdida. Koren, también se vio acusado de ser el contacto con el reconocido mercenario contratado por Gacha para entrenar sus ejércitos, Yair Klain.

Dice el libro de Perafán, que en el ministerio de Carrillo los dos extranjeros pudieron hacer de las suyas en cuanto al tráfico de armas y ajustes de cuentas, incluso circuló en la prensa de entonces que Lee se vio involucrado en la muerte del celador del edificio del norte de Bogotá “Nogark” Luis Eduardo Fonseca Rojas, y que fue gracias a su amistad con el nuevo procurador que nunca se esclareció el crimen.

La hoja de vida del nuevo procurador muestra como Carrillo hace parte de esa peligrosa relación entre política, narco y terrorismo, lo que lo convierte en un escudero perfecto para aquellos que se han visto comprometidos en los diversos procesos por para y narco política.

La otra punta del hilo muestra a Fernando Carrillo, como un aliado incondicional de Juan Manuel Santos, toda vez que fue su asesor en diversos asuntos y director de la Agencia Jurídica de Defensa de la Nación, así como su Ministro del Interior. Como si fuera poco en septiembre de 2013 fue nombrado embajador de Colombia ante España.

Allí se encargó de encumbrar a Santos, repartiendo entre relevantes personalidades de ese país un lujoso libro, de gran formato, llamado “La estirpe de los Santos. De la libertad de la patria a la Paz para Colombia”.

Hermosos antecedentes para quien en sus hombros tiene la responsabilidad, además de las legales, de devolver la credibilidad e independencia a una institución que fue dirigida por el fanatismo.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.