viernes, mayo 17, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

LA MEJOR OPCIÓN

norman harry12

Al director de este portal lo han calificado en diferentes ocasiones de iconoclasta, ateo, temerario, tendencioso e hijo de madre soltera. Estoy por pensar que es verdad.

Tras conocerse el fallo del Tribunal Contencioso Administrativo de Antioquia que tumbó en primera instancia la curul al Concejal de Medellín por Centro Democrático, Norman Harry Posada hubo incomodidad.

Al joven concejal lo vieron bastante inconforme con los productores de este portal aduciendo que somos bastante malintencionados. Esa molestia hizo recordar una anécdota.

Hace varios años se presentó un robo continuado en el INDER Medellín, hecho que la Administración del momento quería dejar pasar de largo para evitar un escándalo ante la opinión pública.

En esa época, sin redes sociales, sin blog, los periodistas de radio hicimos la denuncia y un exconcejal que ha saltado de partido político como de edificio responsabilizó públicamente a los periodistas por ese ilícito. Raro, pero cierto…

Los políticos deben aprender que los medios con las características de éste somos una fusión entre información y opinión respetando siempre el Estado Social de Derecho.

Somos unos simples notarios que cuando tenemos el fallo del juez o una evidencia, afirmamos, porque de lo contrario, garantizamos la presunción de inocencia.

“Dura es la ley, pero es la ley”. El fallo del Tribunal contra la curul de Harry Posada fue contundente, y gústele o no, como van las cosas, el Consejo de Estado ratificará la primera instancia en pocos meses. Dios quiera que no…

Lo claro es que el joven político debe aprender de esta experiencia porque estar en el escenario público es someterse, así sea incómodo y a veces doloroso, al escarnio del periodismo, y si no se soporta, la mejor opción es la empresa privada.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.