viernes, febrero 23, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“MAMA CONTRATISTA”

hopital de caucaasia

Las presuntas irregularidades cometidas al interior de entidades de salud de propiedad del Departamento con domicilio en Medellín son apenas “la punta del iceberg” de lo que se viene presentando en otros hospitales de Antioquia.

Ahora, el escándalo podría trasladarse a la ESE HOSPITAL “CÉSAR URIBE PIEDRAHÍTA” del municipio de Caucasia, Bajo Cauca antioqueño. De acuerdo con el Concejal de Medellín, Bernardo Alejandro Guerra, responsable de las denuncias e irregularidades presentadas en el Hospital La María, en el de Caucasia se vienen presentando casos de corrupción que afectan la prestación de servicios de salud a la población pobre.

El HOSPITAL “CÉSAR URIBE PIEDRAHÍTA” de segundo nivel de complejidad próximo a quedar en el nivel tres debido a los $27.000’000.000 (veintisiete mil millones de pesos) que se están invirtiendo, tiene como gerente a Orlando José Rodríguez Álvarez, cuestionado por presuntos actos irregulares.

ALCALDIA CON VOS 300X250A Rodríguez Álvarez se le cuestiona por haber otorgado a la IPS OROSALUD el contrato para la prestación de servicios odontológicos de la comunidad que hace parte del Régimen Subsidiado en Salud.

El asunto dudoso y que deberá tener estresado al Secretario Seccional de Salud de Antioquia, Héctor Jaime Garro por el “nuevo mico” que le metieron, es que supuestamente la Representante Legal de OROSALUD es Cielo del Cristo Álvarez Vergara, la señora madre del gerente del hospital de esta localidad.

Los quejosos instauraron las denuncias respectivas del caso ante la Fiscalía y Procuraduría regionales, y especialmente, a la Contraloría General de la República puesto que desconfían de la idoneidad del organismo de control fiscal departamental. Ver documento

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.