jueves, julio 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

ESTRATEGIA MAQUIAVÉLICA

La aprobación en el Senado de la República del plebiscito con el que se pretende negar el derecho a las parejas compuestas por miembros de la comunidad LGBTI de adoptar hijos, es un atentado, no sólo contra los derechos de una población minoritaria en particular, sino contra la consolidación de un Estado Liberal que garantice derechos a todos los individuos independientemente de su condición sexual, religiosa y política.

Ya se ha hecho evidente que la propuesta de plebiscito, hecha por la Senadora Viviane Morales del descolorido partido liberal, no sólo pretende negar la posibilidad de adopción a un sector en particular de la población, sino a todos aquellos, que bien por decisión propia o no, pretenden hacerlo, sin cumplir con el obsoleto, tradicional y moralista concepto de familia. Valga la pena decir, solteros, viudos entre otros.

La decisión trasciende el acto de reglamentar el proceso de adopción. A medida que este tipo de proyectos van saliendo abantes en las discusiones del legislativo, se va haciendo extensiva una peligrosa cadena de coerciones que atentan contra todos los ciudadanos dejando sin piso uno de los postulados que fundamentan nuestra Constitución Política: “El respeto por las diferencias”.

A lo anterior y más peligroso aún, es necesario sumar la influencia que en estas decisiones tiene la religión, materializada en las diferentes iglesias que hacen presencia cada vez mayor en las esferas de poder del Estado y que determinan desde su credo las políticas regentes de nuestro país, acercándonos peligrosamente a un estado confesional, al estilo de los tan temidos Estados Islámicos.

No está cerca, por fortuna, pero si continuamos permitiendo que la iglesia tenga injerencia en las decisiones que determinan el trasegar nacional, pronto veremos a los líderes religiosos juzgando y condenando. Y no es una exageración, en los últimos tres meses Colombia ha visto cómo las iglesias descabezaron una Ministra y cómo fueron protagonistas en ese peligroso salto al vacío que como pueblo dimos cuando votamos no al desarme de las FARC.

La aprobación de la realización de un referendo para reglamentar el proceso de adopción en Colombia, deja ver una maquiavélica estrategia para continuar vulnerando sectores poblacionales minoritarios y marginados y para perpetuar aún más la condiciones de exclusión que nos hacen uno de los países más desiguales de América Latina.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.