viernes, abril 19, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“ALMA DE DIABLO”

Indignación generó el Canal Caracol por el anuncio del lanzamiento de una nueva narco serie en la que John Jairo Velásquez Vásquez alias “Popeye” será su protagonista.

Oriundo del municipio de Yarumal en el norte de Antioquia, “Popeye”, próximo a su cumpleaños el 15 de abril, es un sicario que formó parte del desarticulado Cartel de Medellín que gerenció Pablo Emilio “El Patrón” Escobar Gaviria hasta el año 1992 aproximadamente.

El lanzamiento de la producción: “SOBREVIVIENDO A PABLO ESCOBAR, ALIAS J.J.” en la que participarán los actores Elkin Díaz, Amparo Grisales y Juan Pablo Urrego quien protagoniza la serie, es lo mínimo que se puede esperar de un canal privado de televisión como éste.

Caracol Televisión, como la mayoría de canales privados, tiene claro que su única responsabilidad es el “ranting” a cualquier precio, y en ese sentido, es capaz de venderle el alma al diablo o de tasajear por libras el cadáver de su propia madre, sin recato y sin ninguna clase de escrúpulo con tal de competir e idiotizar al “ciudadano promedio” que se indigna con esta clase de series, pero que no se las pierde.

Caracol está en el negocio y tiene todo el derecho de pagar para producir aunque sea basura.

Ahora bien, sobre la base de la justicia colombiana, el “exterminator” John Jairo Velásquez Vásquez alias “Popeye” ya pagó sus crímenes con cárcel y como nuevo ciudadano de bien tiene la potestad de convertirse en pastor de iglesia, como Garavito, y hasta en youtuber para predicar que es uno de tantos ejemplos a no seguir.

Lo más “rescatable” de la nueva misión de “Popeye” es que ataca y critica, además, la corrupción y la violencia personificando un complejo personaje que después de asesinar más de 200 personas y participar en numerosos hechos delictivos, resucitó como el ave fénix para mostrarnos el camino.

Todo es normal y les juro que en el futuro veremos cosas peores como a Petro, a Vargas Lleras o a Fajardo en la Presidencia. Lo que sí es cierto y absolutamente contradictorio, es que continuemos lamentándonos teniendo el poder en las manos. Apaguemos el televisor y veremos que pasa…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.