jueves, julio 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

A BAJO COSTO

En algunas ocasiones el interior de “mi mismo” se siente saturado por escribir las mismas afugias de la política. Esa sensación que hostiga el cerebro de vez en cuanto, hizo que aceptara la invitación de dos empresas que hacen parte de la Red Turística de Pueblos Patrimonio.

La Red pretende brindar a turistas extranjeros y nacionales, la oportunidad de conocer tres municipios del Departamento, a través de un óptimo servicio que va desde el excelente transporte, un confortable hotel y buena alimentación, hasta la interacción con Luis Felipe Largo el guía turístico, que expuso la información más importante de las localidades Santa Fe de Antioquia, Jardín y Jericó.

Me dio, entonces, por montarme en una buseta de Rápido Ochoa con veinte periodistas más para hacer ese recorrido en donde predominó el colágeno. Los más viejos éramos en primera instancia por aquello de la edad, dignidad y gobierno Octavio Gómez y después éste pecho, más un reguero de jovencitas periodistas que se sumaron al periplo…

Salimos de Medellín a eso de las 7:00 de la madrugada hacia Santa Fe de Antioquia coordinados por Juan Pablo Londoño Arboleda representante de Turismo en Medellín, que desde el pasado fin de semana permanece en “cadena de oración” para que Dios lo ilumine con más sabiduría en el momento de tomar decisiones…

De la comitiva hizo parte también Juan Camilo Ochoa Velásquez, Director Nacional de Mercadeo de Transportes Rápido Ochoa quien veló por la seguridad y atención de los reporteros y comensales.

Ochoa Velásquez fue claro en manifestar que la Red Turística de Pueblos Patrimonio nace como un proyecto de Responsabilidad Social Empresarial de Rápido Ochoa, empresa con casi 60 años de existencia y de la que hacen parte unos 400 conductores y 700 empleados más en el país.

Juan Camilo, sostuvo, que los precios que actualmente ofrecen las aerolíneas de bajo costo hicieron que las empresas de transporte terrestre de pasajeros pensaran en redimensionar el negocio, reflexión de la que surge la idea de invertir esfuerzos en recorridos y tramos cortos partiendo de altos cánones de seguridad de usuarios y capacitación de conductores como prioridad.

Antes de llegar a Santa Fe de Antioquia, la primera “parada” fue en “Doña Rosa”, para desayunar huevos revueltos con aliños, arepa con mantequilla y queso más chocolate negro sin leche para evitar el cólico.

Después de eructar, fuimos a realizar el primer recorrido en el populoso Puente de Occidente, construido por el ingeniero José María Villa (1850 – 1913) oriundo del Sopetrán de mediados del Siglo XIX, y quien, según el guía, en alguna ocasión se puso los calzones al revés…

Tomamos guarapo, muy fresquecito con limón, para partir hacia la cabecera municipal de Santa Fe con el propósito de visitar la Casa Museo de Don Juan Del Corral, Presidente Dictador de la Provincia y en donde ofrecieron una conferencia sobre el impacto de la minería en municipios del occidente de Antioquia.

La Plaza del Humilladero es otra de las evidencias, que aunque hay que visitar, no deja de ser otro de los penosos recuerdos que dejó en paso de los “chapetones” por nuestro territorio antioqueño.

La actual y ornamentada placita, está ubicada en inmediaciones de la Iglesia de Santa Bárbara construida en el año de 1726 convirtiéndose en el templo más antiguo de la localidad. Hacia la Plaza del Humilladero, nombre copiado de Madrid, y otras ciudades españolas, eran conducidos, con la venia de los representantes de la Iglesia, los esclavos para la venta después de darles un restregón.

A eso de la 1:30 de la tarde del sábado 20 de mayo, veinte comensales estábamos almorzando en el Hostal GUARACU, una casa colonial donde se ofreció una exquisita comida para salir hacia el municipio de Jardín en el suroeste de Antioquia. Sigue…

Ver fotos

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.