sábado, julio 13, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“TUMULTO COMPLEJO”

El país se encuentra a la expectativa debido a que las FARC entregará próximamente el balance definitivo de sus bienes. Desde Bogotá, el Fiscal General de la Nación Néstor Humberto Martínez conformó un equipo con personal del CTI, Policía y Ejército para que analice al detalle el contenido de unos 25 computadores que fueron incautados antes del Acuerdo entre Gobierno y Guerrilla.

El asunto es que algunos integrantes de las administraciones Santos -Timochenko están haciendo fuerza para que el resultado del “inventario” que adelanta la Fiscalía coincida con el que entregará la Guerrilla, porque de lo contrario, empeorarán las cosas al punto que podrían perder beneficios.

Lo cierto es que mientras en Bogotá hacen fuerza por el inventario, en Antioquia reclaman. El Gobernador Luis Pérez Gutiérrez y el Alcalde de Medellín Federico Gutiérrez cuestionaron nuevamente algunos de los aspectos del proceso.

Tanto el Gobernador como el Alcalde, coinciden en la falta de información para el manejo de los guerrilleros que se encuentran en las zonas de veredales de agrupamiento.

Pérez y Gutiérrez, durante la entrega del Décimo Tomo de “Los 20 de Así va Antioquia” de los periodistas Javier y Juan Carlos Velásquez, argumentaron que no saben hasta cuándo van las zonas veredales, además, que no tienen los listados del número real de desmovilizados.

El tumulto de guerrilleros es tan complejo, dieron a entender los mandatarios, que todavía no se ha dictado, por parte del Gobierno Nacional, las directrices exactas para manejar las milicias de las Farc que se encuentran en las diferentes comunas de Medellín, sin contar que entre los recién reinsertados hay personas que tienen hasta cinco cédulas de ciudadanía y otros que no tienen ni identidad…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.