martes, abril 23, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

NO MÁS

La grosera acusación hecha por el expresidente Uribe en contra del periodista Daniel Samper Ospina, ha puesto una vez más en la agenda pública los alcances del hoy Senador y de la impunidad que cobija sus actuaciones actuales y pasadas.

Nada de lo hecho por el innombrable (me refiero a Uribe) es inocente o carente de cálculo, y de esto los colombianos hemos sido víctimas. El trino con el que el expresidente trató de “violador de niños” al periodista, logró que de nuevo, y sin respiro, su nombre resonara en medios y redes sociales de personajes prestigiosos.

Ese es el propósito del innombrable, mantener su vigencia a cualquier precio, y no escatima en recursos, incluso los más bajos, como la calumnia y el engaño, para conseguirlo. Paradójicamente, cuando se ha desarmado un peligroso grupo militar y el camino está expedito para una nueva Colombia, hoy atravesamos un tiempo de incertidumbre, temor y desasosiego gracias a ese señor.

El monstruo sacado del sombrero de la oligarquía colombiana para que hiciera el trabajo sucio y alimentado por los medios y periodistas se ha salido de madre, es incontrolable, ha logrado crear casi que una religión de la que él es la santísima trinidad: la justicia le teme, los políticos le temen y la opinión pública lo escucha, lo sigue y lo venera.

No se ha visto empantanado por ninguno de los escándalos que han rodeado su actuar público como gobernante local y nacional. Cuando su círculo familiar se ha visto involucrado en acusaciones de paramilitarismo y narcotráfico, ha sabido hacerle una profunda verónica malonetiana y salir incólume.

Es el congresista y presidente que más ha golpeado a la clase trabajadora, pero como por esos azares del destino goza de enorme reconocimiento y aprecio en la clase menos favorecida.

Sea este el momento, cuando sus baterías se han enfilado en contra de uno de los periodistas más creativos y punzantes del país, para que el innombrable desaparezca de la esfera pública. No más Uribe, ni para bien ni para mal, este ser creado y fortalecido para destruir tiene que ser dejado de escuchar.

Ha bloqueado a sus detractores, los ha vilipendiado, calumniado y destruido de miles maneras, ya es hora de que se haga lo propio: no más eco a la maldad despedida por el innombrable y sus áulicos. Que su actuar y su decir no sean más el motor impulsor del debate público.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.