miércoles, abril 24, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

BAJANDO EL BREQUE…

Inadvertido para Medellín y Antioquia es la muerte lenta del Canal Universitario de Televisión que se encuentra a la espera que el Ministerio de las TIC’s ordene que le desconecten el respirador.

Por el momento el Canal U sólo emite refritos porque desde hace un par de meses sus empleados fueron despedidos y producción no hay de ninguna clase.

Desacertada es la salida del aire del Canal U de Televisión si se tiene en cuenta que en sólo Medellín existen más de once facultades de comunicación social, audiovisual y periodismo que están tirando a la calle, cada seis meses, nuevos profesionales.

¿Cuáles son los motivos por los que desaparecerá el Canal U de televisión? Desde la fundación de la productora, nacieron también los problemas económicos. El canal siempre fue inviable…

Los socios que se le midieron inicialmente a esa iniciativa fueron las universidades de Antioquia; la Nacional, seccional Medellín; el SENA, la Cooperativa y la U de M de Néstor Hincapié, que cada año, con mucha dificultad y desgano se metían la mano al bolsillo para aportar el presupuesto que no cubría el 100% de su sostenimiento.

En otras palabras, en cada Junta Directiva “empalaban” al director de turno para que a través de su gestión se generara no solamente el resto de la sostenibilidad de la empresa, sino también, utilidad.

El Canal U es un hermanito de Telemedellín por la sencilla razón que a los dos los rige la “jurisprudencia” del Ministerio que nunca permitió la comercialización debido a la presión ejercida por los canales privados que impidieron compartir la “torta” comercial pública y privada.

El asunto es que el moribundo Canal U siempre fue pobre y con malos socios, mientras Telemedellín, siempre ha sido un mantenido, puesto que pertenece al “Ejecutivo”, es decir, la Alcaldía, su propietario, le contrata, además, la mayoría de sus producciones bajo la figura de alianzas y convenios.

Exempleados de Canal U manifestaron su pesar al corroborar que los primeros socios que salieron corriendo para evitar atender ese muerto fueron la Universidad Nacional, la Cooperativa y el SENA Antioquia. La Universidad de Antioquia y la Universidad de Medellín siguen llevando “aguasal” hasta el inminente desenlace: bajar el breque.

Durante el año 2006 tuve una de las mejores experiencias laborales, trabajar en el Canal Universitario de Televisión al lado de jóvenes productores creativos, ideáticos y extravagantes que con lo mínimo hacían piezas audiovisuales de excelente factura.

Pero esa calidad no era suficiente para los integrantes de la Junta que había que tratar como “emires” por el temor que infundían en cada reunión porque su exigencia, su única exigencia era la rentabilidad que recaía en los hombros y gestión del director que siempre brincaba candeladas para asumir los costos fijos mensuales de la productora.

Lo cierto es que la gestión pública y política que debió asumir la Junta Directiva, que obviamente no hizo, era mínima: intentar por lo menos, con la ayuda de políticos y congresistas, cambiar la reglamentación del Canal para permitirle la comercialización, promoción de productos y servicios para haberlo convertido en un canal de televisión al servicio de la educación y la cultura, sin ánimo de lucro, pero también sin ánimo de pérdida. Eso, nunca se hizo…



Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.