viernes, abril 12, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

¿A CAMBIO DE QUÉ?


La decisión que tomó el Polo Democrático Alternativo para salir a las calles a recoger firmas para avalar la campaña de Sergio Fajardo dividió el partido en Medellín y Antioquia.

El que debe estar preocupado es el exdiputado y actual aspirante a la Cámara de Representantes Jorge Gómez, porque deberá hacerse el de la oreja mocha debido a que cuando integró la Asamblea de Antioquia sólo le faltó trapear con Fajardo cuando se desempeñó como Gobernador.

Gómez Gallego, denunció los onerosos gastos publicitarios que su nuevo «compañero» hizo en medios de comunicación en Bogotá para posicionar su imagen en el país.

Los contubernios con el Grupo Empresarial Antioqueño, GEA, la filtración de información privilegiada a Bancolombia, entre otras denuncias, fueron expuestas ante la opinión pública no sólo por Jorge Gómez, sino también por el también exdiputado liberal Adolfo León Palacio Sánchez.

Ahora resulta que Jorge, uno de los mayores contradictores políticos de Fajardo saldrá a conseguir rubricas para el plutócrata con disfraz de profesor que en nada se identifica con el ideario del Polo que con su reciente decisión “colectiva” demostró que de democrático no tiene nada y de «Alternativo» mucho…

El Movimiento Obrero Independiente Revolucionarios, MOIR, es tan sui generis que Jaime Cuartas Restrepo, uno de sus exintegrantes y quien se desempeñó como Rector de la Universidad de Antioquia, resultó matriculado en el Partido de la U, cuando Uribe era su dueño.

Jorge Gómez, muy a mi pesar, se arrodilló, no solamente a Fajardo sino a los empresarios antioqueños y nos gustaría saber a cambio de qué. Sería interesante conocer su postura porque su decisión pondrá en riesgo la curul que la izquierda democrática en Antioquia tiene en el Congreso…


Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.