domingo, abril 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

SIN FINCAS NI APARTAMENTOS


La Contraloría Departamental embargó varios inmuebles de propiedad del exgobernador Sergio Fajardo y exsecretario de gobierno Santiago Londoño por presunto detrimento patrimonial en la construcción de varias Estaciones de Policía en diferentes corregimientos y municipios de Antioquia.

De acuerdo con el ente fiscalizador en el año 2013 a Fajardo y Lodoño se le fueron las luces en los sobrecostos de los diseños y construcción de las subestaciones de policía de los corregimientos El Tigre en Vegachí, Labores en Belmira, Minas en Amagá, La Cruzada en Remedios, Fraguas en Segovia y en la subestación del municipio de Tarazá.

Según la Contraloría el posible detrimento patrimonial podría alcanzar los $1.903’000.000 (mil novecientos tres millones de pesos), razón por la que se tomó la decisión de embargarle a Sergio Fajardo dos finquitas ubicadas en el municipio de Anapoima en el Departamento de Cundinamarca, centro del país. Igualmente a Santiago Londoño, el ente fiscalizador le embargó dos apartamentos con el fin de compensar el posible detrimento.

Por su parte, la Contraloría Seccional reinició el proceso de responsabilidad fiscal a los diferentes Parques Educativos ubicados en varios municipios de Antioquia deteriorados por fallas en diseños, estructuras y malos materiales.

El retraso en dicha investigación se debe a que habilidosamente la Contraloría General de la República trasladó hacia Bogotá ese proceso para que, al parecer, durmiera el sueño de los justos.

Sin embargo, preliminarmente, pudo conocerse que nuevamente Fajardo estará involucrado en otro proceso de Responsabilidad Fiscal al igual que el exsecretario de Educación Felipe Andres Gil y el ingeniero César Hernández recién nombrado como Gerente del Metroplus por el Alcalde Federico Gutiérrez. Ver embargo


Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.